Carta Abierta 14 ►VIVIMOS TIEMPOS DE URGENCIA Y DE ESPERANZA

logo

► VIVIMOS TIEMPOS DE URGENCIA Y DE ESPERANZA

Carta Abierta 14

carta-abierta2

1.      Vivimos tiempos de desafío y de riesgo. Tiempos de urgencia y de esperanza. A pocos días de las elecciones, demasiadas cosas están en juego como para no señalar el dramatismo de la hora. Sabemos, siempre lo supimos, que los proyectos transformadores de matriz popular y democrática se enfrentan, tarde o temprano, con aquellas fuerzas poderosas que desde el fondo de nuestra historia, una y otra vez, han buscado sostener su dominio porque creen, con su visión patrimonialista, que el país les pertenece, que siempre les ha pertenecido. Pero también se enfrentan, esos proyectos que suelen ir contracorriente, a las nuevas demandas, que no nacen ni viven del recuerdo de la tragedia previa, sino de las vicisitudes y las emergencias del presente, incluso cuando van en contra de sus propios intereses. Y también se enfrentan, los proyectos como el iniciado en mayo de 2003, a sus propias dificultades y tensiones, esas que nacen de una realidad siempre en estado de extrema fragilidad que nos recuerda la gravedad de una época en la que nada parece quedar a resguardo de los grandes vendavales de un capitalismo global en estado de crisis pero capaz de seguir imponiendo sus decisiones y su hegemonía en la mayor parte del planeta.

Entender el carácter de la ofensiva del capital neoliberal significa desentrañar el grado de dramatismo que hoy amenaza a los proyectos políticos que buscan, sobre todo en Sudamérica, vías alternativas a las que nos condujeron y quieren seguir haciéndolo hacia la intemperie social y económica. La hora es incierta porque está en juego la continuidad o no de una política que ha podido, con sus dificultades y contradicciones, reinstalar en el centro de la escena la disputa por la distribución de la renta material y simbólica. El reforzado frente restaurador, que incluye a las corporaciones económico-mediáticas, a las fuerzas de la derecha, a las expresiones del peronismo conservador y a los neoprogresismos reaccionarios, busca cerrar este momento de reparación de la vida popular.

Unos, los poderosos, intentan recuperar el terreno perdido horadando, desde todos los ángulos posibles y utilizando todos los recursos a su alcance, la continuidad de un proyecto que, después de décadas de penurias para los intereses populares, logró reabrir la esperanza en el interior de un pueblo lastimado y saqueado. Otros, las personas comunes, los ciudadanos de a pie, los que viven el día a día con sus logros y sus dificultades, no suelen fatigar los caminos de la memoria a la hora de sentirse seducidos por opciones políticas que cierran a cal y canto cualquier alusión al pasado y a su tragedia social, económica, política y cultural porque, aunque no lo digan, están dispuestas, esas fuerzas hoy opositoras, a implementar aquellas terribles recetas que tanto daño nos hicieron. Exigen, con el derecho que surge de lo reconstruido y de sus propias perspectivas y demandas individuales, seguir mejorando y seguir superando los núcleos duros de la desigualdad, las carencias, las injusticias y las zozobras de la vida cotidiana. Poco tiempo le dedican a valorar lo que se ha conquistado en estos arduos y sorprendentes años en los que el país logró recuperar la brújula de su historia dejando atrás, como no se cansaba de decir Néstor Kirchner, el infierno en el que nos habíamos convertido como sociedad.

Lejos de las capturas ideológicas de largo aliento, más lejos aún de identidades fijas y permanentes, parte de la ciudadanía de esta época mediatizada no suele permanecer adherida a solidaridades cristalizadas. La fluidez, lo efímero, la fetichización del cambio y de la última novedad, la lógica de la sociedad de la mercancía y del espectáculo les exige a los lenguajes políticos y a la propia democracia que aprendan a lidiar con esa persistente fragilidad de las identidades contemporáneas. Nadie tiene la vaca atada. Cada día hay que renovar el vínculo y el contrato de origen. La fugacidad de lo vivido pende como una amenaza recurrente en el interior de una vida social que mide su satisfacción a cada instante y de acuerdo, la mayor parte de las veces, con la narrativa que de esa misma vida social se hace desde las grandes usinas comunicacionales que, en la actualidad, constituyen la avanzada de los poderes corporativos y el laboratorio desde el que se despliegan las nuevas formas hegemónicas que articulan el estado de las conciencias. El riesgo nace de creer que lo conquistado y lo recuperado, aquello que hizo y hace posible el diseño de una sociedad capaz de reconstruir lo que había sido brutalmente destruido, no depende -hoy, acá y en estas horas decisivas- de la continuidad del kirchnerismo.

Algunos, los poderosos, los que han ejercido a discreción -y apelando muchas veces a la violencia homicida-  el poder en la mayor parte de la travesía histórica del país, saben que no se puede seguir permitiendo que un proyecto nacido de antiguos sueños de justicia e igualdad siga pronunciando ese camino que acabe invirtiendo décadas de dominación y sometimiento. Saben que la llegada del kirchnerismo vino a sacudir un estado de injusticia y de derrota de las tradiciones populares. Que vino a interrumpir la continuidad de la barbarie social y la ampliación de la desigualdad al mismo tiempo que reabrió la posibilidad de reconstruir la tradición de una lengua emancipatoria que hoy recorre una parte sustantiva de Sudamérica. Sabe, también, que no puede permitir la prolongación en el tiempo de un proyecto que le ha devuelto a la multitud invisible la potencia para encarar con energía renovada profundas transformaciones en el interior de una realidad social que sigue siendo un territorio en y de disputa. Sabe, a su vez, que la ampliación de derechos multiplica las voces dispuestas a defender lo conquistado y a oponerse a los intentos de restauración del poder neoliberal. Es simple su intención: cortar de cuajo lo que nunca tenía que haber ocurrido, sellar, por inactual e imposible, la invención democrática que renació hace diez años cuando nada ni nadie lo podía preveer o imaginar. Van, una vez más, por la reconquista de sus privilegios y por la plena posesión del poder de decisión. Quieren terminar con una atrevida política que reinstaló entre nosotros la esperanza de la igualdad. Ellos no confunden ni se confunden, saben cómo y contra quien tienen que descargar toda su artillería destituyente.

Otros, los bienintencionados, los que suelen identificarse con posiciones progresistas, prefieren instalarse en la lógica de la demolición asociándose a la feroz campaña que desde las usinas del poder mediático se viene desarrollando contra el gobierno. Son los eternos buscadores de una “república virtuosa”, esa que supuestamente yace en un oscuro filón de la nación, extraviada después de los tiempos del primer centenario, y sometida una y otra vez -eso piensan y proclaman sin sonrojarse- por los populismos demagógicos, al vaciamiento y la corrupción. Sin encontrar ninguna incompatibilidad, allí donde buscan convertirse en los heraldos de los valores republicanos, suelen confluir con los poderes corporativos y, siempre, terminan por travestirse a imagen y semejanza de esos grupos privilegiados. Pero, eso sí, en nombre de la República y de su salvación. Lo que no dicen o no saben es que cada vez que esas fuerzas se alzaron para defender la “virtud amenazada de la república” no hicieron otra cosa que destruir derechos, aniquilar libertades y vaciar de contenido a la propia vida democrática. Ofreciendo un rostro y una retórica supuestamente progresista, arropados en banderas de larga prosapia libertaria, terminan por volverse funcionales a los verdaderos diseñadores de las estrategias destituyentes: el poder económico-mediático que va en busca de la restauración conservadora.

Es por eso que, en esta hora compleja y desafiante, nos dirigimos a los hombres y mujeres de nuestra patria que no renuncian al sueño de una sociedad más justa. Que, con toda honestidad, asumen como propias, en ocasiones, las críticas más despiadadas e injustas que, construidas en el laboratorio de la derecha corporativa, acaban convirtiéndose, sin que lo visualicen, en parte de su propio sentido común y en la entrega de sus ideales democráticos a quienes no han hecho otra cosa que vaciarlos de todo contenido emancipador. Los llamamos a que, sin dejar de sostener sus tradiciones y sus diferencias, sepan reconocer la abismal distancia que separa a un proyecto -con sus aciertos y sus errores- que no ha dejado de inclinar la balanza hacia el horizonte de un país más igualitario y democrático, de aquellos sectores dominantes y hegemónicos dispuestos a quebrar en mil pedazos esas esperanzas que en los últimos diez años no han hecho más que multiplicarse.

Detrás, muchas veces, de retóricas seudo progresistas buscan seducir a ciudadanos que, de saberlo, no estarían dispuestos a acompañar sus estrategias reaccionarias. Pero también se montan en el sistemático esfuerzo por despolitizar, a través de los lenguajes massmediáticos, a quienes han sido sujetos de la reconstrucción y la ampliación de derechos sociales, civiles y culturales. Avanzan disputando sentido común y opinión pública. Utilizan el espectacular poder de fuego de las corporaciones comunicacionales siempre dispuestas a reforzar los intereses de los grandes grupos económicos y a amplificar la contra revolución cultural que el neoliberalismo viene desarrollando globalmente. Buscan desprestigiar y debilitar hasta la extenuación a un gobierno que, a contrapelo de las tendencias mundiales y en consonancia con algunos países de la región, se atrevió a desafiar el orden establecido. Ellos sí que van por todo: van por la liquidación de los derechos, van por la ampliación de su renta, van por la perpetuación de su poder, van contra los deseos tumultuosos de las mayorías que siguen soñando la igualdad, van contra las demandas de memoria, verdad y justicia y por la impunidad de sus propios crímenes. Ellos saben lo que está en juego, saben cuál es el corazón de la disputa y de qué modo golpear contra la Presidenta y contra un proyecto que ha sido capaz de romper la terrible continuidad de una dominación implacable que llevó a la peor de las intemperies sociales, políticas, económicas, culturales y jurídicas.

Son momentos donde se manifiesta con su fuerza silenciosa la ironía de la historia: por un lado, la conciencia pública democrática se halla sumida en un gran debate; por otro lado, esa misma conciencia se halla aprisionada por enormes operaciones mediáticas que sobre el idioma real de la historia, sobreponen el idioma vacío del miedo y de una abstracta reparación moral. De este modo, esa dramática distancia entre la vida real, con sus cotidianas realizaciones y sus rumoreos deshilvanados, se yergue en términos de un gran poder mediático que traba la expresión genuina de los intereses sociales con una expresión repleta de pulsiones fantasmales: es un modelo de conclusión de un ciclo como anunciación de un “modelo de llegada”, el de un candidato que ha convertido su nombre en un algoritmo y sonríe en las carreteras de entrada a la ciudad con la pinta entradora de vendedor de terrenitos a plazos, dispuesto a cualquier señuelo.

2.      Ante tales circunstancias, es necesario reponer todo un diccionario de ideas y de correspondencia entre éstas y las definiciones más clásicas de un acervo político que está también amenazado. Se trata de analizar una vez más los resultados del capitalismo en el plano de sus acciones reales sobre la materia histórica, y en el plano de sus fantasías ideológicas. Un cuarto de siglo pasó desde la reconfiguración que sobrevino con el fin del mundo bipolar.  El velo de la promesa democrática y de un mundo en paz, con la que Occidente batalló para obtener la hegemonía conquistada, ha caído. Se ha impuesto una única “verdad”, la de un capitalismo que no tolera diferencias y organiza, por el contrario,  cruzadas uniformadoras de sistemas económicos, modelos políticos, culturas y proyectos de pueblos y naciones. Es en perspectiva, el diseño de un futuro global a medida de un Imperio que impone su ley, otorgándole a ésta el valor de “Justicia Universal”. La ilusión de un capitalismo humano, instalada durante la “Edad de oro”, iluminada por los estados del bienestar de las socialdemocracias europeas, se derrumbó, dejando revelado haber sido una estrategia de competencia con el “mundo socialista” caído, más que una opción programática de burguesías con sentido social. Cristina llamó anarcocapitalismo financiero a esta hegemonía de un sistema depredador y llamó a recuperar lo mejor de aquello que pudo o quiso a duras penas construir el propio capitalismo cuando tuvo que atender las demandas de las grandes mayorías que se rebelaban contra una antigua trama de injusticias. Eso es lo que se ha acabado en los países centrales.

Es Sudamérica el lugar en el que, a contracorriente, se busca defender derechos y conquistas que recuerdan al Estado de Bienestar, pero que quieren ir más allá. Eso lo sabe el poder hegemónico y ha buscado y lo seguirá haciendo quebrar estas experiencias popular-reparadoras. En nuestro país, muchos que se ofrecen como portadores de una perspectiva “progresista” no hacen más que movilizar sus recursos retóricos e ideológicos a favor de la ola liberal-conservadora que viene arrasando los derechos de las mayorías en los estados europeos. Esos “progresistas” han defendido a Capriles y atacado las opciones populares sudamericanas en nombre de la “virtud republicana”, del mismo modo que han derramado todos sus prejuicios sociales y raciales al caracterizar a los habitantes de los barrios marginales y pobres del gran Rosario como “inmigrantes de origen toba o de Bolivia y Paraguay” que traen su pobreza desde “fuera”. Un lastre “indio y extranjero” que no es responsabilidad del gobierno “progresista”.

El último cuarto de siglo ha sido de guerras e invasiones. Irak, en dos oportunidades, el descuartizamiento de Yugoslavia con intervenciones puntuales de las grandes potencias en cada uno de sus conflictos, Afganistán, Libia, y ahora la latente amenaza sobre Siria. También este tiempo ha sido de un capitalismo financiero que organizó el mundo desterritorializando la producción industrial y deslocalizando el trabajo con el fin de reducir los salarios, ampliar las ganancias, destruir las conquistas de los trabajadores, desarmar sus organizaciones  y movilizar el capital de un lugar a otro, sin límites, sin controles, ampliando hasta los niveles más desmesurados las esferas financieras en las cuales las oligarquías más poderosas del globo se apropiaban de la parte del león de las ensanchadas plusvalías. Los cantos de sirena de una era post-industrial o de una época del fin del trabajo, contrastan con las maquilas de salarios miserables, jornadas extensísimas de trabajo y condiciones de precariedad y pobreza de las grandes masas populares.

Sin embargo, para el objetivo de un mundo único y uniforme no alcanzaba con resolver el pleito bipolar. La nueva hegemonía se lanzó a adocenar un Tercer Mundo que desplegaba proyectos propios, que había organizado estados para impulsarlos, librado luchas de descolonización y liberación; un Tercer Mundo en el que se habían conformado movimientos nacionales y populares y afirmado ideales de emancipación y autonomía, pero que también sufriría de errores, desaciertos y derrotas nacidas de experiencias que se encontraron ante sus propios límites y sus propias fallas. La ideología neoliberal de privatizaciones, desintervención pública, apertura irrestricta a las inversiones externas, flexibización laboral, culto a los mercados -especialmente a los financieros- fue predicada y practicada como poderosa lógica de desorganización de estados, regímenes previos, pensamientos críticos, modos de vida, valores, costumbres y creencias.                                                                                Así recuperó y amplió su hegemonía el capitalismo neoliberal. Sobre esta tierra arrasada hoy se despliega la, tal vez, mayor de sus crisis.

Los programas de ajuste en Europa, las campañas militares en África y Asia, el ninguneo de las Naciones Unidas, la naturalización de la función de un gendarme universal, el manejo unilateral de la emisión de moneda mundial por parte de la potencia hegemónica, denotan la decisión del mundo central de agudizar la crisis para que se resuelva sobre la base de ensanchar y profundizar el paradigma regresivo de polarización social y concentración de la riqueza y del poder. Pero, en la última década se abrió una grieta en esta humanidad desolada, arrasada y desilusionada por un sistema que se había sentenciado a sí mismo como definitivo e irreversible. Una esperanza creció en América Latina. Una esperanza que fusionó el renacer de culturas milenarias, con las gestas de la independencia y las experiencias populares de mediados del siglo pasado. Nombrar a los que encendieron ese nuevo fuego siempre es imprescindible: Chávez, Lula, Kirchner, Evo, Correa, Cristina. Sus nombres están ya indisolublemente ligados a la recuperación de utopías, dignidades y voluntades transformadoras.

Así, la reciente participación de Cristina en el G20 fundó un nuevo momento. Un discurso y una gestualidad de autonomía rompió con el diseño de un ámbito organizado para un consenso unánime que consagrara la voluntad de los países centrales. Señaló la complicidad de los EEUU con los fondos buitre, reclamó por un regreso a un genuino multilateralismo y denunció que la paz no se construye con guerras. Días después profundizó su pronunciamiento en la Asamblea de las Naciones Unidas, sostuvo que no hay guerras justas, denunció la hipocresía de las potencias que hablan de diálogo y no se sientan a conversar cuando peligran sus intereses coloniales, criticó a quienes preparan intervenciones armadas en nombre de la paz -cuando previamente fueron proveedores directos o indirectos de las armas con las que se despliegan los conflictos-, pidió la restricción y regulación de las lógicas anárquicas y perversas con las que se maneja el capital financiero internacional, reclamó sobre una reforma del orden internacional que favorezca el mayor peso de la opinión de las naciones periféricas, exigió el cumplimiento de los acuerdos entre países.

Es claro que nuestra Argentina y nuestra América Latina batallan contra  intentos restauradores. Como siempre, éstos se siembran de adentro y de afuera. Los fallos de la justicia norteamericana contra nuestro país revelan el propósito de un disciplinamiento “ejemplificador”. No se trata sólo de la imposición de una lógica de la financiarización, que hasta puede resultar dañada por la desmesura de hacer caer una reestructuración de deuda magníficamente lograda, si no de la priorización de una actitud nada amistosa contra una nación y una región que han recuperado una política internacional independiente, avanzado en proyectos económicos transformadores y reconstruido sus Estados nacionales. Los actos de espionaje sistemático llevados a cabo por los EEUU, violatorios de la soberanía de nuestros países han generado reacciones dignas, impensables hace apenas una década, como la de Dilma Rousseff que canceló su viaje a la superpotencia. También hubo una firme y solidaria respuesta frente al grave secuestro que sufriera Evo Morales por parte de potencias europeas unos meses atrás.

Todo ello acontece mientras grupos económicos locales, mediocres oposiciones políticas, y medios monopólicos que pretenden comandar la erosión del proyecto popular, acechan para medrar con el producto de devaluaciones y turbulencias de caminos regresivos.  La ilusión de un “gran empresariado adicto”, heredado de otras épocas y otros proyectos de país, se desvaneció en estos diez años. Sus exponentes no sólo aumentan precios y provocan inflaciones que erosionan el ánimo popular, si no que conspiran por nuevas megadevaluaciones del peso para engrosar fortunas que reposan en negocios financieros internacionales luego de utilizar cuantas vías de fuga idean astutamente. Sus figurantes de escena, repetidores de discursos vetustos rellenos de frases de ocasión, han mudado de escenario y militan activamente en entramados opositores apostando al “fin de ciclo”.    Es una hora dramática, en la que los proyectos políticos transformadores de nuestro continente deben repensarse y, dentro de ellos, su lógica de alianzas. Alianzas imprescindibles para su consolidación y profundización, dos términos inescindibles, pues congelar el presente, detener los cambios, conservar sólo lo hecho, más que insuficiente resulta imposible. Los restauradores dicen que quieren poner un freno, pero pretenden bombardear lo construido, aleccionar contra las ansias de cambio, naturalizar la decadencia neoliberal. Por eso prometen un país “serio”, reinsertado en el mundo, tan “moderno” como la podredumbre que impúdicamente exhiben las economías del norte desarrollado.

Son tiempos de afirmar el proyecto, a la vez que de reencauzamiento de rumbos. Exigen acelerar los pasos de la unidad e integración regional, a la vez que priorizar las construcciones políticas y la movilización popular. De construcción de más Estado. De políticas que, con participación popular, ensanchen más aun la ciudadanía. De ampliar las mejoras en la distribución de la riqueza, porque queremos y hace falta más. De formalización plena de los trabajadores. De mayor acceso de los campesinos a la tierra. De mayores derechos para los pueblos originarios. De despliegue del acceso a la vivienda. El kirchnerismo con sus grandes aciertos y también con sus errores, ausencias, deudas pendientes y limitaciones marcó una dirección popular y democrática tan profunda que sólo admite, desde una mirada emancipatoria, la crítica que tiende a fortalecerlo. La vocinglería opositora que le señala insuficiencias para debilitarlo, aunque acierte muchas veces en desnudar la falta, aunque luzca centroizquierdista, confraterniza con el intento oligárquico de consumar el “fin de ciclo”. Porque lo que está en juego no es el éxito o fracaso de una gestión, entendida como un agregado de medidas o políticas, sino el sentido de una época. No hay profundización de ella sin continuidad, o para ser más dramáticos, sin futuro del kirchnerismo como fuerza transformadora en el poder. Los que quieren ordenar, poner fin al tumulto, limpiar la escena, enaltecer la corrección, ser héroes de la buena conducta, se proponen como el cementerio de los proyectos transformadores.

La demolición, que provocó e inició la dictadura cívico-militar en 1976, de una  Argentina con empleo digno y solidaridades sociales, estructuras políticas que identificaban clases, culturas y proyectos, aun no fue revertida plenamente. Los años del proyecto popular en curso recuperaron el paradigma del trabajo, la vocación de autonomía nacional, el rol de lo público y los ideales de igualdad y justicia. Pero la estructura concentrada y extranjerizada de la economía permanece y resulta de difícil, aunque necesaria reducción. Si bien la desigualdad disminuyó, subsiste aun la fragmentación política, social y sindical. Una tercera parte de los trabajadores ocupados permanece en la informalidad, si bien se han tomado medidas históricas con la legislación del trabajo rural y en domicilios particulares. La volatilidad de políticos profesionales que migran como miserables oportunistas desde cargos importantes detentados en un gobierno que promovió un viraje profundo en la política argentina hacia opciones regresivas del pasado revertido, ejemplifica sobre carencias de la política argentina del presente, aunque ésta haya recuperado su función de actividad transformadora. Es necesaria una iniciativa más enérgica para emprender  construcción política y ensanchar la capacidad e intensidad de la movilización popular que impregne de otra densidad a la militancia, a la pertenencia, a la participación, a la adhesión y a la simpatía por el proyecto transformador. Hace falta transitar hacia una democracia profunda en la que la instancia electoral consagre, en ese momento culminante, la voluntad y pasión que se construye permanentemente en un ideal compartido de sociedad integrada y fraternizada. Es el gran desafío para la continuidad.

El actual es un momento crucial. Es época de generar esperanzas. De plantearle a la sociedad compartir un programa para la profundización de un proyecto que ha resultado tan exitoso como justo. Han sido diez años de avances prodigiosos. La escena de un pueblo hambriento, marginado y sin trabajo ha sido reemplazada por un tiempo de disputas sociales por mejorar las condiciones de vida, por alcanzar la igualdad. Toda una política de gobierno signada por el sentido de la ampliación de derechos es la que convoca, y nos convoca, a jugar nuestra pasión y la acción para sostener ese sentido peleando por la continuidad de esta política ahora y en el 2015. Memoria, verdad y justicia. Convenios Colectivos. Salario Mínimo. Recuperación del sistema de jubilación de las manos de la especulación financiera. Mejor distribución del ingreso. Aumento del presupuesto educativo. Asignación Universal por Hijo. Matrimonio igualitario. Ley de servicios de comunicación audiovisual. Nueva Carta Orgánica del BCRA. Autonomía frente a las políticas del FMI. Resistencia frente a los fondos buitre. Despliegue de las cooperativas de trabajo. Mejora sustantiva en los ingresos de los jubilados. Gobierno civil de la política de defensa. Desendeudamiento. Nacionalización de YPF, Aerolíneas y aguas. El plan Procrear, que  acaba de expandirse… Una lista extensísima, abierta, de no acabar.

Hubo tiempos en los que la sorpresa de los nuevos hechos de la gestión, que invertían las consecuencias del neoliberalismo, alcanzaban por sí solos para obtener el respaldo ciudadano. Hoy se requiere más. Es justa y necesaria la promesa, el dibujo de un futuro, la convocatoria a participar en la profundización de una gesta. Establecer el contraste, la contracara que puje contra la declamación de las derechas, los “pragmatistas” y los falsos “centroizquierdistas” que han hecho de la difamación una propuesta política, de la falla la impugnación del todo, de la virtud la impostura, del resultado de una política la casualidad de una ocasión. Es una hora de más hechos, argumentos y debates. Esgrimir sólo el balance no es suficiente.

Las últimas medidas tributarias mejorarán notablemente los ingresos de los trabajadores formalizados, así como comenzarán a trazar un camino de justa imposición a la renta. Pero queda pendiente una reforma tributaria integral que acentúe la mejora en la progresividad del sistema que comenzara con la implantación de las retenciones a las exportaciones agropecuarias. Una profunda discriminación de los productos y tasas para el gravamen del IVA, liberando del mismo al consumo popular e intensificando la imposición de los bienes suntuarios sería parte de la misma. También la recuperación del impuesto a la herencia que fuera eliminado por la dictadura terrorista. El aumento de los aportes patronales revertiría la reducción de los mismos que constituyó parte de las políticas de “flexibilización” laboral. Fueron muy significativos los recientes cambios introducidos en el régimen del monotributo y beneficiarán a sectores de ingresos bajos y medios.

Además, ha sido muy importante la legislación que suspende los desalojos de los campesinos, como así también el comienzo de las tareas para reconocer la posesión y propiedad de la tierra por parte de las comunidades indígenas, mediante el establecimiento de su propiedad colectiva sobre las mismas. Sin embargo, es necesario profundizar más aun esta justa política, disponiendo la titularización de esas tierras y emprendiendo una política integral que avance en la generación de conciencia y la adopción de criterios que reconozcan el carácter social que define a ese recurso natural estratégico.

Muchas veces el gobierno ha reaccionado con atraso. La política ferroviaria y la energética han transcurrido por caminos erróneos en una larga fase del proyecto nacional en curso. Las consecuencias fueron dolorosas y costosas. Sin embargo, esos desvíos hoy se encuentran en vías de corrección y se han adoptado medidas de fondo para reestructurar esos sectores. Pero los daños causados a la marcha del proyecto no han sido menores, aunque siempre las transformaciones reparadoras fueron tomadas desde una perspectiva de profundización.

Para hacer posible la aplicación de un derecho básico para los ciudadanos como es el derecho a la salud, hoy todavía tropezamos con un sistema fragmentado y desigual que debe transformarse, avanzando en la planificación de la salud, adoptando así, un criterio inverso al de los países de la Alianza del Pacífico, donde la exclusión es creciente debido al predominio del paradigma de la mercantilización. Sin embargo, ha habido avances importantes, a través de múltiples acciones emprendidas por el Ministerio de Desarrollo Social, como la Asignación Universal por Hijo, la ley de procreación responsable, las medidas contra la violencia de género, la ley de salud mental, la ley antitabaco, un amplio plan de vacunación obligatoria y el tratamiento gratuito del HIV-SIDA. La postergada reglamentación de la producción pública de medicamentos es una de las incomprensibles demoras que deben ser reparadas.

A los momentos críticos, a las dificultades, el gobierno las enfrentó siempre con medidas e iniciativas fieles al sentido de su proyecto político. La derecha opositora, en sus versiones burdas o travestidas de “centroizquierdistas” repite monocordemente las mismas impugnaciones, cualquiera sea el lugar de América Latina que se trate: corrupción, inflación, inseguridad. Una receta única para esmerilar gobiernos “populistas”. La primera siempre resulta condenable, aunque el capitalismo suponga su existencia sistémica. La inflación siempre debe ocupar, pero la derecha pretende convertirla en el eje de la economía para aplicar planes de ajuste y reducción del salario, mientras que una política más efectiva para enfrentarla sería redoblar los controles, sistematizarlos, disciplinar a los empresarios, ampliar significativamente las formas y prácticas de comercialización estatal, provincial y municipal directa de bienes esenciales. Bienvenida y oportuna la mesa de diálogo que abrió Cristina para abordar los acuerdos que persigan restringir los aumentos de precios. La inseguridad, que los medios hegemónicos instalan y silencian en dosis que manejan a conveniencia del poder concentrado, constituye un problema estructural de las megalópolis “modernas” nacidas del capitalismo anárquico, guiado por el paradigma del más crudo individualismo; controlar, discriminar, perseguir y encerrar  adolescentes condice con las lógicas del chivo expiatorio para disipar el reclamo de las víctimas sin resolver, o más aun, agravando lo que se enuncia querer solucionar. Cualquier estrategia de mano dura favorece la ampliación de la complicidad del delito con integrantes y jefes de los cuerpos de seguridad. Contrariamente la estrategia de construir una “seguridad democrática” y el camino de abordar la especificidad juvenil abren la esperanza para reducir inseguridades e injusticias. El kirchnerismo, desde su inicio, ha cuestionado las salidas punitivas o la apelación “salvadora” a la mano dura como fórmulas mágicas para combatir el delito. Hoy, como ayer, esa debe ser su brújula a la hora de intentar nuevos caminos ante una problemática extremadamente compleja que no tiene una solución lineal.

3.      No resulta sencillo ir contra el prejuicio y el resentimiento, pero más difícil es intentar explicar el odio que, de un modo incisivo y sistemático se difunde por ciertos medios de comunicación, y va más allá de todas las diferencias políticas para anclarse en una visceral inhumanidad. Lo que se despliega por el éter informativo en estos días argentinos es, cuando de lo que se trata es de horadar y debilitar al gobierno, una estrategia inclemente que no se detiene ante ningún obstáculo ni conoce la frontera del respeto y la compasión por el padecimiento del otro. Esa estrategia encuentra su correspondencia en algunos sectores de la sociedad que, sin ningún disimulo, se regodean en ese modo   antagónico a toda forma de convivencia democrática. Escudándose en una “moralidad virtuosa”, en la apología de una república añorada desde que la “demagogia populista invadió la nación”, movilizan todos los recursos a su disposición para hacer naufragar un proyecto que, después de décadas de impunidad de los poderes reales, se plantó frente a los “dueños del país” defendiendo los intereses populares.

El odio y la visión canalla del mundo se conjugan en aquellos “periodistas” que buscan golpear a la figura presidencial. Vuelve sobre nosotros un discurso de una violencia que habíamos imaginado sellada en nuestra historia pero que regresa intocada de su viaje por el tiempo. Deseo de muerte, goce con el padecimiento y la enfermedad del otro, en este caso de Cristina como antes de Néstor Kirchner o, más lejos en el tiempo, de Evita. Virulencia. Comparaciones históricas infames: primero con el nazismo, después con el fascismo y, ahora, con el lopezreguismo. Literalmente se mofan de las víctimas reales de la historia y juegan con los límites para transgredirlos. En el deseo de ellos está lo peor. El odio es su estrategia y buscan multiplicarlo penetrando una zona oscura de nuestra sociedad que se reencuentra con una parte espantosa de sí misma, aquella que cristalizó en la frase “viva el cáncer” cuando Evita luchaba por su vida. El odio sólo construye destrucción. Por eso, hoy más que nunca, compromiso con la democracia, militancia de las ideas, rebelión contra los canallas y redoblamiento de la participación para continuar transformando el país en beneficio de las mayorías.

Dos años que serán tan largos como disputados transcurrirán entre las elecciones de octubre y las de 2015. Lejos de reflexiones como las de “fin de ciclo”, en las que se sumerge una intelectualidad antipopular, incluso perteneciente al antiguo cuño de una extraviada progresía liberal,  que anida y alienta una restauración de gravosas consecuencias, elegimos ampliar nuestro compromiso con ideales y sueños de liberación nacional y emancipación humana, cuyo devenir juega su suerte en la etapa histórica argentina junto al actual proyecto. La crítica no es, afirmamos, el ascético ademán de la disolución, la descalificación y la injuria. Es, ante todo, el acto libertario de develar las formas que asumen la dominación, la injusticia y otras formas de violencia invariablemente ejercidas sobre nuestro pueblo, y como tal su ejercicio es inherente a la alternativa política que ha dado en llamarse kirchnerismo. No cejaremos en el esfuerzo por convocar a compañeros que buscan destinos similares a los nuestros y permanecen fuera del proyecto, a ensayar un camino en común para fortalecerlo y bregar por cambiar lo que haya que cambiar. Porque hemos optado por  el lado de los más débiles de la Historia y de esta historia de confrontación con las corporaciones del poder. Porque hemos reconocido la extraordinaria voluntad de reparación que irrumpió en el 2003 de la mano de Néstor Kirchner, una voluntad que nos devolvió el sueño de un país justo. Porque valoramos la entereza, el coraje y las convicciones de Cristina que, sobreponiéndose a dificultades por todos conocidas, no ha dejado de asumir un compromiso ejemplar con su pueblo. Ese es, también, el sentido que elegimos dar a nuestras vidas.

►Carta Abierta

cartaabierta500@gmail.com

₪ ₪ ₪ ₪ ₪ ₪ ₪ ₪ 

24 de Setiembre de 2012, bicentenario de la Batalla de Tucumán

Belgrano y la Batalla de Tucumán

La batalla de Tucumán tiene un significado especial en la causa de la Revolución, dado que frenó la avanzada realista, y es el primer acto del triunfo argentino del norte, del cual el segundo es la batalla de Salta. Más allá de la trascendencia que tuvo la batalla librada en Tucumán el 24 de septiembre de 1812, desde el punto de vista político, también es significativa desde el aspecto militar.

El 24 de septiembre de 1812 Belgrano venció en la batalla de Tucumán, librada en el campo de las Carreras. Con su victoria detuvo el avance de las tropas del virrey del Perú que pretendían sofocar la Revolución de 1810. Complejo Museográfico Enrrique Udaondo, Luján

Las batallas de Tucumán y Salta, son las únicas de carácter campal dadas contra los españoles en el territorio argentino. Y esto les da a esos triunfos un significado singular. 1.

Nos referiremos a la batalla de Tucumán. Resulta de sumo interés, el testimonio que aporta el general José María Paz en sus Memorias, acerca de la retirada de Belgrano del norte, después de hacerse cargo de los restos del ejército patrio derrotado en el Desaguadero. Belgrano se retiraba desde Jujuy, en dirección a Tucumán, hacia fines de agosto de 1812. El ejército contaba con sólo 1.500 hombres, casi desorganizado y desprovisto de todo. Por detrás venía en su persecución, el general Tristán, destacado por Goyeneche con un ejército español de más de 3000 hombres.

A pesar que las avanzadas del ejército realista venían picando peligrosamente la retaguardia del ejército patriota, Belgrano se mantuvo sereno y valiente. Con su actitud logró que sus soldados no cayeran en el pánico. En esas circunstancias adversas, era cuando Belgrano mostraba su verdadera estatura moral. Según Paz: “jamás desesperó de la salud de la patria, mirando con la más marcada adversión a los que opinaban tristemente sobre ella”. 2

El valor de Belgrano se reflejaba en su actitud: “era siempre en el sentido de avanzar sobre el enemigo, de perseguirlo; o si era éste el que avanzaba, de hacer alto y rechazarlo”. 3 El triunfo premió a los tropas patriotas en la acción de Las Piedras, el de septiembre de 1812, contra las avanzadas realistas del coronel Huici.

Plano de la batalla de Tucumán realizado por el Gral. Mitre e incuído en su libro de Historia de Belgrano y de la Independencia Argentina

Es importante señalar que Belgrano desobedeció la orden del Triunvirato que le ordenaba trasplantar a Córdoba la fábrica de fusiles que funcionaba en Tucumán, y desmantelar, desguarnecer y abandonar enteramente Tucumán, para establecerse en Córdoba, frente a la avanzada realista. La desobediencia de Belgrano selló la suerte de nuestras provincias del Norte, dado que obedecer las órdenes del Triunvirato, que sólo atinaba a salvar la Capital y su gobierno, hubieran significado la pérdida del norte argentino. Belgrano se debió enfrentar a los enemigos realistas y a las órdenes del gobierno, que actuaba de una manera egoísta. Con su actitud, Belgrano salvó la causa de la Revolución. Y éste es el enorme mérito de esta batalla.

Belgrano simuló tomar un camino que se dirigía a Santiago del Estero, sin tocar en Tucumán. Así, el prócer se propuso engañar a Tristán que creyó que Belgrano abandonaba Tucumán, con lo cual, descuidó las más elementales precauciones de orden militar, dando lugar a la captura en Trancas, de Huici. Belgrano se detuvo con sus tropas en La Encrucijada, lugar cercano a la ciudad de Tucumán, y despachó para Tucumán a Juan Ramón Balcarce, “dándole las más amplias facultades para promover la reunión de gente y armas y estimular al vecindario a la defensa”. 4

El vecindario tucumano respondió con entusiasmo al pedido de Balcarce, y el Cabildo envió una diputación a Belgrano, para persuadirlo a quedarse en Tucumán, y con todo el apoyo de este pueblo, organizar la defensa y presentar combate al invasor. Belgrano consiguió que se le otorgara dinero y gente en cantidad apreciable, por lo cual se dirigió a la ciudad de Tucumán, decidido a enfrentarse con el enemigo. Belgrano contó con doce días para organizar sus tropas. Su plan consistía, como dice Mitre en “esperar al enemigo fuera de la ciudad, apoyando su espalda en ella”, y después, “en caso de contraste, encerrarse en la plaza”. Para lo cual, cuenta Paz que en ella “se fosearon las bocacalles y se colocó la artillería” que no iba a llevarse a la acción. 5.

Rudecindo Alvarado (1792-1872). Combatió en las batallas de Tucumán a las órdenes de Belgrano y bajo el mando de San Martín en Chacabuco y Maipú. En 1826 Bolivar lo designó Gran Mariscal del Perú. Fué Gobernador de Salta en 1831. Museo Histórico Nacional

Los vecinos principales se ocuparon en alistar gente de la campaña para engrosar el ejército, también reunieron caballadas y proporcionaron reses para el mantenimiento de los defensores.

Llegaron contingentes reducidos de Catamarca y Santiago. Así se formaron los cuerpos de caballería de las provincias del Norte, llamados Decididos. Muchos de estos soldados tuvieron que improvisar hasta sus lanzas con cuchillos enastados en palos y tacuaras.
El ejército invasor tuvo que soportar el vacío y el silencio que hallaron a lo largo del camino. Eran hostilizados por las partidas criollas y el 23 de septiembre, el general Tristán, tuvo la máxima sorpresa, al avistar la ciudad de Tucumán y advertir la presencia de Belgrano y su ejército en ella.

El 24 de septiembre se encontraron el ejército realista y el patriota en la batalla de Tucumán, y a pesar de que el ejército realista contaba con 4000 hombres y el patriota con sólo 2000, la suerte sería favorable para los patriotas. Según palabras de Paz, “es el de Tucumán uno de los combates más difíciles de describirse, no obstante el corto número de los combatientes”. Continúa: “Que la izquierda y centro enemigos fueron arrollados; nuestra izquierda fue rechazada y perdió terreno en el desorden, en términos que el comandante Superí estaba prisionero por una partida enemiga, que luego tuvo que ceder a otra nuestra que la batió y lo represó. El enemigo, por consecuencia del diverso resultado del combate en sus dos alas, se vio fraccionado, a lo que se siguió una gran confusión”. 6

Desde el punto de vista estrictamente militar, la batalla se reduce a lo que refiere Paz. Porque lo que sigue, que acaba en victoria, se debió a distintos factores: religiosos, populares, psicológicos, naturales, etc.

A mitad de la batalla, ocurrió algo sobrenatural que contribuyó a desbandar las tropas realistas y a llenarlos de pánico. Fue un vasto huracán que llegó furioso del sur. Según el relato de Marcelino de la Rosa, a quien se lo contaron protagonistas de esta batalla: “El ruido horrísono que hacía el viento en los bosques de la sierra y en los montes y árboles inmediatos, la densa nube de polvo y una manga de langostas, que arrastraba, cubriendo el cielo y oscureciendo el día, daban a la escena un aspecto terrífico”. 7

Cnel. Cornelio Zelaya (1782-1855). Fue uno de los subordinados más distinguidos que contó Belgrano en la batalla de Tucumán

Otro factor muy importante, además del viento y de las langostas, fue la acción de la caballería gaucha, tucumana en su mayor parte, del ala derecha. Esta llevó su carga sobre el enemigo, de un modo formidable. La caballería enemiga de Tarija, al verlos llegar, se asustó y huyó. Ni la infantería española pudo contenerlos : pasaron por encima y, cuando se dio cuenta, los encontró a su retaguardia. La caballería gaucha al llegar a los bagajes y las mulas enemigas, cargadas de oro y de plata, se dispersaron y se dedicaron a despojar de todo esto a nuestros enemigos. A pesar de las críticas de Paz, quizás esta actitud contribuyó a acobardar al ejército enemigo y a hacerlo retirar, dándose por vencido.

Después del encuentro de los dos ejércitos, reinó la confusión. La infantería patriota quedó dueña del campo de batalla, pero, viéndose sola, se replegó sobre la ciudad., y entró en ella para acantonarse y preparar su defensa. bajo el mando del coronel Eustoquio Díaz Vélez, mientras Tristán con el resto de su ejército llegó hasta la goteras de Tucumán, donde se estacionó como sitiándola. Belgrano, acompañado del coronel Moldes y algunos soldados, fue hasta el Rincón, sin saber los resultados de la acción. Paz va a ser quien se encuentre con Belgrano y le informe que en la ciudad se encontraba fuerte toda su infantería, con lo que Belgrano, conociendo el triunfo de la caballería tucumana, supo de su triunfo.

Tristán tuvo una actitud indecisa. Pero en la tarde del 25, se convenció de que no tomaría la ciudad, y vio que era amenazado de afuera por columnas patriotas que en torno a Belgrano se irían engrosando, por lo que se dio por vencido y esa misma noche emprendió la retirada en dirección a Salta.

Medalla recordatoria del triunfo de la batalla de Tucumán.

Según el historiador Vicente Fidel López esta batalla fue “la más criolla de todas cuantas batallas se han dado en el territorio argentino”. Y eso es para él, “lo que la hace digna de ser estudiada con esmero por los oficiales aplicados a penetrar en las combinaciones con que cada país puede y debe contribuir de lo propio a la resolución de los problemas de la guerra”. 8

Sobre su trascendencia, dijo Mitre: “Lo que hace más gloriosa esta batalla fue no tanto el heroísmo de las tropas y la resolución de su general, cuanto la inmensa influencia que tuvo en los destinos de la revolución americana. En Tucumán salvóse no sólo la revolución argentina, sino que puede decirse contribuyó de una manera muy directa y eficaz al triunfo de la independencia americana. Si Belgrano, obedeciendo las órdenes del gobierno, se retira (o si no se gana la batalla), las provincias del Norte se pierden para siempre, como se perdió el Alto Perú para la República Argentina’’. 9

1-Véase : MANUEL LIZONDO BORDA, Tucumán, la batalla del pueblo. En: Manuel Belgrano, los ideales de la Patria. Buenos Aires, Instituto Nacional Belgraniano, 1995, p.59.
2-MANUEL LIZONDO BORDA, Tucumán, op. cit., p.59.
3- MANUEL LIZONDO BORDA, Tucumán, op. cit., p. 59.
4- MANUEL LIZONDO BORDA, Tucumán, op. cit., p. 61.
5- MANUEL LIZONDO BORDA, Tucumán, op.cit., p. 62.
6- MANUEL LIZONDO BORDA, Tucumán, op. cit.,p. 63.
7- MANUEL LIZONDO BORDA, Tucumán, op. cit., p. 63.
8-MANUEL LIZONDO BORDA, Tucumán, op. cit., p. 65.
9-MANUEL LIZONDO BORDA, Tucumán, op. cit., p. 65.

FUENTE:

http://www.manuelbelgrano.gov.ar/belgrano_militar_tucuman.htm

 ▀▄▀▄▀

► Más libertad, más voces, más democracia ◄

Servicios de Comunicación Audiovisual.

SOLICITADA

Los y las abajo firmantes expresamos nuestro profundo compromiso con la inmediata aplicación integral de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, sancionada por el Congreso de la Nación en octubre de 2009, la cual ha sido resistida y obstaculizada por quienes detentan privilegios ilegítimos que esta norma apunta a eliminar.La puesta en marcha de la totalidad de la ley 26.522 no sólo terminará con la concentración hegemónica de medios, sino que multiplicará las fuentes de trabajo, abrirá las puertas para que muchos y muchas más puedan expresarse en libertad y garantizará el derecho de todos a estar informados y a poder elegir los contenidos audiovisuales que prefieran. En ese sentido, aplaudimos la decisión de la presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner de postular al diputado nacional Martín Sabbatella para estar al frente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, por su capacidad de gestión, su honestidad y su compromiso con el proceso de transformación económica, política, social y cultural que vive el país.

Firmas:
Hebe de Bonafini (Asoc. Madres de Plaza de Mayo), Estela Carlotto (Abuelas de Plaza de Mayo), Tati Almeida (Madres de Plaza de Mayo, Línea Fundadora), Marta Vázquez (Madres de Plaza de Mayo, Línea Fundadora), Hugo Cañón (Com. Prov. por la Memoria), Alex Freyre (Archivo de la Memoria de la Diversidad Sexual), Damián Loreti (Centro de Estudios Legales y Sociales), Bernardo Alberte (h.), José Schulman (Liga Argentina por los Derechos del Hombre), Ricardo Aredez (hijo de Olga y Luis Aredez), Horacio Ballester (CEMIDA), Beinusz Szmukler, Claudio Tamburrini (ex detenido-desaparecido en Mansión Seré), Rubén Dri, Rosa Schonfeld de Bru (madre de Miguel Bru), Marcelo Duhalde (Archivo Nacional de la Memoria), AldoEtchegoyen (APDH), Ernesto Moreau (Asoc. Americana de Juristas, APDH), Eduardo Jozami (C.C. de la Memoria Haroldo Conti), Ernesto Alonso (Com. Nac. de Ex Combatientes de Malvinas), Víctor Abramovich, Manuel Gonçalvez Granada (nieto recuperado), Médicos del Mundo (Cono Sur),Asociación Ciudadana por los Derechos Humanos, José Nebbia (Prog. Justicia Democrática), Lisandro Teszkiewicz (AJuS), Sara Liliana Waitman(Asoc. Ex Presos Políticos, Córdoba), Carlos Zorzoli, Esther El Kadri, Rubén Wladimiro Milstein (Asoc. Ex Presos Políticos de Argentina, por Mansión Seré), Mónica Garbuglia (Colectivo ex-Presos Políticos y Sobrevivientes, Rosario), Nancy Ayala Lorenz (Asoc. Ex presos Políticos, CABA), Daniel Martin (Asoc. Ex presos Políticos, CABA), Manuel Américo Nieva (Asoc. de Ex Presos Políticos, Córdoba),

Fito Páez, Vicentico, Mercedes Morán, Osvaldo Bayer, Juan “Tata” Cedrón, Gerardo Romano, Ana María Picchio, Roxana Carabajal, Víctor Heredia, Liliana Vitale, Lito Vitale, Florencia Peña, Alejandra Flechner, Soledad Silveyra, Lorenzo Quinteros, Cecilia Roth, Arturo Bonín, Miguel ÁngelEstrella, Horacio Fontova, Vicente Battista, Federico Gil Solá, Peteco Carabajal, Mavi Díaz, Miguel Rep, Tito Cossa, Cristina Banegas, DanielFanego, María Onetto, Coco Blaunstein, Teresa Parodi, Susana Rinaldi, Patricio Contreras, Osvaldo Santoro, Cecilia Rossetto, Mauricio Kartún, Rodrigo Manigot, Liliana Herrero, Cristina Tejedor, Jean Pierre Noher, Ernesto Larresse, Alejandro Vannelli, Dolores Solá, Cristian Aldana, AníbalCedrón, Miguel Rodríguez Arias, Vicente Muleiro, Malena Solda, Norberto “Bocha” Gonzalo, Claudio Méndez, César González (Camilo Blajaquis), Jorge DubattiFA-MI (Federación Argentina de Músicos Independientes), Diego Boris Macciocco (FA-MI), UMI (Unión Músicos Independientes), Horacio López (Centro Cultural de la Cooperación), Jorge Testero (CCC), Ángel Petriella (CCC), Luis Pablo Giniger (CCC), Pablo Imen (CCC), GabrielaMartínez Campos, Florencia Abbate, Jorge Boccanera, Mario Ruarte, Lucas Nasrala, Hugo Gálvez, Laura Ros, Daniel Patanchon, Maya Vázquez,Jorgelina Aruzzi, Rolando Moscardelli, Carlos Capurro, Ricardo Talento, Raúl Stolkiner, Daniel Zaballa, Guillermo Marcos, Mercedes Scapola, DanielDibiase, Emilio Antonio Cartoy Díaz, Mario Gusso, Juan Carlos Fisner, Rolando Pardo, Federico Enrique Rombolá, Eugenia Levin, Carlos EduardoMartínez, Andrés Bazzalo, Susana Cart, Nemesio Juárez, Alcides Chiesa, Daniel Freidemberg, Juano Villafañe, Manuela Fingueret, Jorge LuisCalza, Valeria Amato, Bárbara H. Peleteiro, Ramiro García, Sheila Pérez Giménez, Alejo García, Fernando Iborra, Esther Soto, Donvi, Rodrigo M.Malmsten, Martín Igarzábal, Cecilia Irupé Passini, Roberto Quinteros, Roxana Ramos, Marcelo Camaño (Asociación Autores de TV Alberto Migré),AAA (Asociación Argentina de Actores), Delegación Mendoza,
Víctor Hugo Morales, Eduardo Anguita, Adrián Paenza, Tristán Bauer (Radio y Televisión Argentina SE), María Seoane (Radio Nacional, Caras y Caretas), Roberto Caballero, Cynthia Ottaviano, Gustavo Cirelli, Sandra Russo, Fernando Cibeira, Cynthia García, Fernando Amato, CarlosBarragán, Santiago Varela, Stella Calloni, Mona Moncalvillo, Luciano Galende, Eduardo Aliverti, Edgardo Esteban, Hernán Brienza, MauroFederico, Julia Mengolini, Alfredo Zaiat, Javier Romero, Daniel Tognetti, Luisa Valmaggia, Nora Anchart, Martín Bonavetti, Mariana Moyano, Pablo Llonto, Diego Rubinzal, Telma Luzzani, Ricardo Ragendorfer, Lucía Capozzo, Virginia Mileto, Daniel Miguez, Leandro la Camera, JorgeDorio, Carlos Ulanovsky, Mariano Hamilton, Alberto Ferrari, Alejandra Dandan, Claudio Orellano, Pablo Alberto Messina, Martín Giménez, MaríaSucarrat, Mónica López Ocón, Demetrio Iramain, Sonia Tessa, Roberto Brennan, Martín de Vedia y Mitre, Agencia Paco Urondo, Ricardo Gotta, Néstor López, Alejandro Wall, Marcelo Máximo, Raúl Ferrari, Diego Long, Consejo Federal de la Televisión Pública, Jorge Bazán (Canal 11 Lapacho de Formosa), Raúl Armisenz (Canal 10 de Tucumán), Esteban Falcón (Canal 10 de Córdoba), Daniel Wilberger (Canal 3 de La Pampa), WashingtonUranga, Matilde Sosa, Patricio Barton, María Cristina Caiati, Pedro Lanteri, Pablo Marcovsky, Néstor Llido, Gabriela Tijman, José Luis Politi, Alejandro C. Tarruella, Raúl Isman, Alejandra Benaglia, Marcelo Chelo Ayala, Luciana Mazza Toimil, Silvia Valerga, Eduardo Barcelona, ArielWeinman, Sergio Isaza, Martín Damián Suárez, Silvina Tamous, Jorge Oscar Ariza, Myriam Arancibia, Julio Alejandro Rudman, Matías Perdomo, Carlos Subosky, Juan Carlos Bettanin, Francisco Fernando Peralta, Pablo R. García, Marcelo Pascuccio, Víctor Hugo Jiménez, Ricardo Casares Sulij, Marcelo Fabián Violini, Marta Brojan, Alicia Vicchio, Jorge Ramírez, Roberto De Biase, Jorge Mario Lewit, Wences Rubio, Hugo Muleiro, GermánBanek, Pablo Ariel Cassino, Veronique Pestoni, Sergio Espinoza, Fernando Collazo, Carlos Alberto Bagnara, Daniel Mancuso,Nora Sánchez, Alberto López Girando, José Francisco Ocampo Alegre, Adolfo Márcovich, Osvaldo Nicolás Pimpignano, Viviana Campos, Julio C. Ifrán, Jorge Aníbal Deboli, Enrique Dordal, Héctor Daniel Nieva, Juan Emilio Basso Feresin, Jorge Testero, Fernando Pedrini, Cristian Martín Pérez, Mario Mauricio Paz, CarlosBenedetto, Osvaldo Drozd, José María Morán, José Luis Cracogna, Horacio Sacco, Jorge Eduardo Minervino, Fernando J. Veríssimo, Víctor Ego Ducrot, Luis Rivero, Carlos Perego, Ramiro Rearte, María Fernanda Ruiz, Elena Corbalán, Carlos Barros, Rody Piraccini, Jorge Mancinelli, GloriaBeretervide, Fernando Finvarb, Juan José Buscalia, Eduardo Luis Aguirre, Mónica Ester Rubio, Daniel Zuk, Pablo Robledo, Antonio Andrés Adamini, Alejandro San Cristóbal, Virginia Márquez, Luciana Mazza Toimil, Marcelo Fabián Violini, Fernando Zuker, María Itumelia Torres, Daniel RicardoDussex, Andrés Llinares, Sergio Lucarini, Verónica Rímuli, Guillermo Saucedo, Hernán Jechsmayr, Jorge Calza, Olga Corbetta, Alejandro Giuffrida, Alfredo Silletta, Ricky Durán, Julio César De Santa MaríaCooperativa Usina de las IdeasRevista Hamartia, Natalia Morandeira, René LeandroCoronel, Aldo Fidel Masini, Juan Manuel Schenkel, Eduardo Luis Fernández, Marcel Hromek, Vanina Del Carmen Pardo, Rodolfo Pardo, RobertoDiaz, Mario Farías, Sebastián OliverCHE! Colectivo de Cult. y Com. Pop., Luis Alberto Giletta, José Huerga, Marcela Repossi, Daniel Mojica, RoxanaMenzel Otranto, Sabrina Farsi, Sergio Peralta, Alberto Gonzalo Casales, Amado Heller, Dario Grieco.

Liliana Mazure (INCAA), Néstor Busso (FARCO), Carlos Galettini (DAC), Enrique Masllorens (Consejo Fed. de la Televisión Pública), ARBIA (Asociación de Radiodifusoras bonaerenses y del interior de la República Argentina), CORAMECO (Confederación de Radios y Medios de Comunicación de la República Argentina), CATD (Cámara Argentina de Televisión Digital), APT-CTA (Asociación de Prensa de Tucumán), SICA (Sindicato de la Industria Cinematográfica de Argentina), SPR (Sindicato de Prensa de Rosario), AP.SF (Asociación de Prensa de Santa Fe), DAC (Directores Argentinos Cinematográficos), FETRACCOM-CTA (Federación de Trabajadores de la Cultura y la Comunicación), COPLA (Comunicación y Política para el Proyecto Nacional), Rodolfo Hamawi (Industrias Culturales), Jorge Bazán (Consejo Fed. de la Televisión Pública), Lucrecia Cardoso (INCAA), Luis Lazzaro, DanielRosso, Liliana Lizondo (Presidenta de RedCom), Gabriel Arbos (DAC), Leonardo Osmar Calvi (INCAA), Verónica Luchéis (COMUNA), Carlos Rodríguez(Centro Cultural Tiempos Modernos), José Carbonelli (ex delegado del personal de Canal 13), Irene Haimovichi (La Gremial de Prensa, COPLA), NéstorPiccone (Fecoop TV), Jorge Aníbal Déboli (Com. Fed. Asesora Papel Prensa), Santiago Piccone (Juventud COPLA), ARUNA (Asociación de Radios Universitarias Nacionales Argentinas), Norma Fernández (Secretaría de DDHH Ministerio de Justicia de la Nación), Marcelo Valente (Senasa), GuillermoTello (FeCOOPTV), Luis Cuelle (FeCOOPTV), Miguel Di Spalatro (ARBIA), Daniel Juárez (ARBIA), David Thomson (UTPBA), Nora Anchart (Inadi), Federico Crowder (SAT Trenque Lauquen), Guillermo Saucedo (Unión Comunicadores Audiovisuales La Matanza), José Huerga (Senasa), FranciscoIglesias (AFSCA), Adriana Ghitia (INDEC), Josefina Adrover (Coop. de Comunicadores Populares La Minka, Salta), Verónica Rímuli (Fecoop TV), LuisRivero (Univ. Nac. Arturo Jauretche), Marta Candia (Dir. Gestión Cultural, Santa Rosa, La Pampa), Asociación Civil De Bulla y Barro (Educación y Comunicación popular), Maximiliano Miranda (Mística y comunicación), Federico Dada, Ignacio Golobisky, Néstor Avalle, Raúl Ortíz, Víctor Busnadiego, Rodrigo González, Mariel Bomczuk, Raúl Castaño, Luis Márquez, Luis Solorza, Raúl Armissien, Verónica SpaventaLa Usina de Medios, Pablo Bussetti, Ariel Enrique Guarco, Ricardo López, José Orbaiceta, Alejandro Russo, Rubén Cédola, Nahum Mirad, Julio Delgado,Carlos Alberto Lucero, Juan Diego Turraca, Rafael Sánchez, Francisco Dos Reis, Federico Tonarelli, Adam Guevara, Alberto Palacios, Alfredo LorenzoEspino, Alfredo Roberti, Andrés Salazar, Aníbal Ferrante, Beatriz Ana Browuer, Carlos Leiggener, Cecilia David, Cecilia Lewandosky, DamianKirzner, Daniel Alberto Blandi, Daniel Edgardo Rizzi, Daniel Golbert, Daniel Longarela, Daniel Moreira, Darío Isola, Diego Celis, Diego Czerniecki, Diego Gusmerini, Diego Isabal, Domingo “Petite” Francese, Donato Rossi, Enrique Orlando Morales, Fabián Rigatusso, Fabián Silveira, FoscoFantini, Gabriel Chaparro, Graciela Aramberri, Guillermo Fossaluzza, Héctor Emilio Acosta, Héctor José María Salomon, Hugo Álvarez, Hugo Basso, Ilsa Rubio, Javier De Pascuale, Jerónimo Principiano, Jorge Alberto Julio, Jorge Conalbi, Jorge Crapanzano, Jorge Dominici, Jorge Luis Massón, Jorge Manuel Riera, Jorge Rey, Jorge Tribouley, José Alberto Palmerola, José Alejandro Bonacci, José Cáceres, José Luis Di Lorenzo, José UlisesLópez, Juan Carlos De Biassi, Juan Manuel Berlanga, Julio Maiocco, Julio Rodolfo Giribaldi, Julio Salinardi, Luciano Salerni, Luis Carrau, MarceloOliván, Marco Alberto Giommi, María Laura Morales, María Lucía Marsch, María Magdalena Gagey, Mariano Alberto Bobryk, Mariano José Orbaiceta, Mario Horacio Bellocchio, Marisa Ethel Rauta, Marta Noemí Castagneto, Martín Ruperez, Matías Torres, Miguel A. Franceschelli, Miguel A.Herrada, Miguel Eduardo Landro, Miriam Leo, Patricio Suárez Area, Nancy Marchi, Nicolás Sabuncuyán, Noemí Falco, Nora Aida Moccia, OrlandoVargas Rosas, Osvaldo Cascella, Osvaldo Cuesta, Osvaldo Hoorn, Pablo Tomás Almena, Patricia Wierna, Pedro Jorge Solans, Raúl Panelli, RicardoBenítez, Roberto Bursich, Rosana Salas, Santiago Hernández, Sebastián Carbone, Sergio Teves, Silvio Foscaldi, Vanesa Ruef, María Eugenia Zazu, Santiago Serratti, Sebastián Puechagut, Pablo Testoni, Héctor Metón, Raúl Alfredo Godetti, Omar González, Germán Martín Casalino, SilvioBageneta, Mario César Descarga, Oscar Constantino Perelli, Adolfo Eugenio Mandolesi, José María Carino, Elvira Nelly Rodríguez, Amilcar AugustoSantucho, Rubén Darío Bronniman, Néstor Fabián Belini (Comunicación ATE Entre Ríos), Ernesto José Galarraga (ATE, Entre Ríos), Osvaldo Francés(ARBIA, CoRaMeCo), APECA (Asociación de Periodistas y Comunicadores de Azul), Foro Nuevo Cuyo, Centro de Estudios para la Planificación EstratégicaCentro Nueva TierraSusana Frutos (Doctorado en Com. Social, UNR), Elizabet Martínez de Aguirre (Escuela de Comunicación, UNR), Ricardo Miguel Haye (UNCo), Liliana Córdoba (UNC), Mirtha Marengo, José Dalonso, Raúl Belluccia, Esteban Tapella, Néstor Daniel González, Stella Pérez de Bianchi, Ramón Burgos, Elizabeth Novillo Torres, Ernesto Espeche (Observatorio de Medios de UNCuyo), Pablo Adris, Eduardo Oro, Domingo César Manuel Ighina, Sebastián Ackerman, Ana Massa, Osvaldo Murúa.

Federico Schuster, Eduardo Rinesi (UNGS), Alicia Stolkiner, Mariano Ciafardini, Fortunato Mallimaci, José Pablo Feinmann, Ricardo Forster, Abraham Leonardo Gak, Florencia Saintout (Fac. de Periodismo, UNLP), Horacio González (Biblioteca Nacional), Diego Molea (UNLZ), SantiagoAragón (Decano Facultad de Sociales UNLZ), Javier Gortari (Rector Univ. Nac. Misiones),  Ricardo Rouvier, Luis Alberto Quevedo, Jaime Sorín, EdgardoMocca, Glenn Postolsky (Cs. de la Comunicación, UBA), Gustavo Lugones (UNQui), Jorge Gaggero (Plan Fenix, CELS), Ricardo Aronskind, Atilio Borón(sociólogo y Director del PLED), Cristian Alarcón (FPyCS, UNLP), María Pía López (Museo del libro y de la lengua, Biblioteca Nacional), Carlos Girotti, Roberto Baschetti, Hugo Spinelli, Jorge Bernetti (UNLP), Alejandro Kaufman (UBA, UNQui, FPyCS, UNLP), Miguel Mendoza Padilla (Universidad de La Plata), Omar Turconi (Coordinador de Gerencias Radio Nacional), Claudia Ardini (Directora Escuela Cs. de la Información Univ de Cordoba), PaulinaEmanuelli (Universidad de Cordoba), Jorge Calzoni (Rector UNDAV), Carlos Cansanello (Rector Universidad Nacional de Luján), Nerio Neirotti(Vicerector Universidad Nacional de Lanús), Walter López (Rector Universidad de Chaco Austral), Hugo Andrade (Rector Universidad Nacional de Moreno), Aldo Caballero (Director del CONICET), Oscar Spada (Coordinador CPRES), Daniel López (Director Nacional de Coordinación Universitaria), JorgeSteiman (Director Nacional de Gestión, Ministerio de Educación), Jorge Aliaga (Decano, FCEN, UBA), Osvaldo Avellutto (UNTREF), Adolfo Ariza(UNCuyo), Patricia Monsalve (UNGS), Mario Burkun (UNLaM), Jorge Elbaum (UNLaM), María Sondereguer (UNQui), Víctor Giusto (IUNA), DanielMaidana (UNGS), Eduardo Mallo (UNSAM), Pablo Sela (UNLu), Gustavo Bruzzo (UNPatag.SJB), Héctor Simone (UNJujuy), Luis Arrien (UNICEN), Norberto Caminoa (Rector UN Chilecito), Sandra Buso (UNSJ), Cecilia Yornet (UNSJ), Héctor Palomino, Silvina RivilliObservatorio del Sector Audiovisual de la República Argentina, Ernesto Villanueva (Universidad Nacional Arturo Jauretche), Ana Jaramillo (Universidad Nacional de Lanús), Roberto Marafioti (Com. Soc., Univ. Nac. de Moreno), Alfredo Alfonso (UNQui), José Luis Coraggio, Bernardo Lischinsky, Rodolfo Livingston, MarioRapoport, Carlos Ciappina, César “Tato” Díaz, Carlos Milito, Paula Porta, Daniel González, Jorge Núñez, Alejandra Nicolosi, Ileana Matiasich, MarioLozano, Nancy Díaz Larrañaga, Jorge Jaunarena, Claudia Villamayor, Carlos Giordano, Andrea Varela, Paula González Ceuninck, Carlos Vallina, Beatriz Alem, Verónica Piovani, Alejandro Ruidrejo, Alejandra García Vargas, Silvia Castillo, Omar Jurgeit (Fac. de Derecho y Cs. Soc., Gral. Roca), Aurelio B. R. Narvaja, Cristina Pilar Béjar, Carlos López (Univ. Nac. Santiago del Estero), Daniel Badenes (Comunicación Social, UNQui), ErnestoLamas, Ricardo Romero, Alejandra Cebrelli (Comunicación Social, UNSa), Alfredo Juan Manuel Carballeda, Sebastián Etchemendy, HéctorPoggiese, Enrique Andriotti Romanin, Francisco Lavolpe (Fac. de Cs. Soc., UNLZ), Alejandro Ramírez, Federico M. Winer, Claudio Oscar Véliz, CeciliaCeraso (Fac. de Periodismo y Com., UNLP), Diego Tatian (Filosofia y Humanidades, UNC), Francisco Tamarit, Alberto Leon, María Inés Peralta, LidiaKnecher, Norberto Alayón, Alina Fernández, Susana Sel, Alejandro Verano, María C. Mata, Susana Cella, Daniel Romero, Leopoldo Juan González, Fernando Ostuni, Carlos Colombo (Sec. de Com. y Medios, UNR), Domingo Merlino, Francisco Berdichevsky Linares, Gabriel Wainstein, Fabián Claudio Flores, María Delia Cabral, Gabriel Marcelo Wainstein, Horacio Robustelli, Viviana Gómez, Pablo Augusto Mellace, Julia Saldaño, María Elena Elmiger, Tina Gardella, Guillermo Collado Madcur, Andrea C. Catenazzi, Eduardo M. Reese, Licha Paulucci, Sandra Conte, Roberto Follari, Daniela Monje, Mirta Clara, Martha Bardaro, Víctor Arancibia, Claudio Capuano, Carlos Leavi, Rubén Liegl, Claudio Guillermo Abrúcese.
Hugo Yasky (CTA), Claudio Marín (FOETRA), Marcelo “Nono” Frondizi (CTA), Gustavo Rollandi (CTA), Estela Díaz (Centro de Estudios Mujeres y Trabajo), Stella Maldonado (CTERA), Eduardo López (UTE Capital Federal), Beto Pianelli (CTA Capital), Marcelo Estévez (CTA), Héctor O. García (CTA), RicardoApis (ASPA), Edgardo Aníbal Llano (APA), Carlos De Feo (CONADU), Carlos Maida (CGT Regional Ushuaia), Sebastián Leonardo Taiariol (Agrupacion T, Banco Hipotecario), María de los Ángeles Pagano (Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad), Silvia Etchebarne (Agrupación Tonadas Bs As), Rodrigo Gasparini (Frente Aduanero para la Victoria), Roberto Álvarez (Ajedrez de Estilo), Claudio Morales (Colectivo juvenil Grupo Pasteur), Silvia Graciela Fois (FFYH UNC), María Inés Ellena (Bib. Pop. y CC Rayuela, Córdoba), CTA (Regional NOA, Tucumán, Santiago del Estero, Salta y Catamarca), Omar Glezer (OSPIDA), Matías Muraca (Sec. Gral. ADIUNGS),
Estudio Jurídico Cuesta – Etchegoncelhay, Guillermo Wierzba, Carolina Garber, Antonio Ruscitto, Juan Carlos Fisner, Sandra Garzonio, JuliánRebón, Fabián Alejandro Solla, Cristina Rigió, Silvia Hoffman, Ana Inés López Accotto, Matías Ceresa, Gabriel Adrián Doti, Alvin S. Gattone, Claudia Beatriz Rampello, Martín Aliaga, Marcela Carri, Yanina Chiafitella, Pablo Salcito, Gabriel Gómez, Javier Lewkowicz, Cristian Jure, Rosario GarcíaPlandolit, Cristian Fernando Varnier, Mariano Ledesma, Francisco J. Sánchez Jáuregui (H.), Martín Alfredo Wulff, María Elena Giacaglia, Carmen Leticia Jofre, Margarita Bianconi, Ernesto H. Fernández, María Del Carmen Huarte, Ana Patrizio, Norberto Pereyra, Ignacio Vélez Carreras, NélidaTurlione, Melissa Nyllia, Carolina Capretti, Luis Andrés González, Santiago Pszemiarower, Lucio Pedro Aberastain Ponte, Noemí Ciollaro, Silvia L.López, Claudio Rabino, Pedro E. López, Graciela A. Balsimelli, Elba A. Sierra, María A. Lanús, Silvina Mónica Segundo, Daniel Alberto Chiarenza, Olga Del Longo, Graciela Biagini, Jorge Dobal, Noemí Fuhrer, Sara Rietti, Luis Rivera López, José Elbert, Claudia Vinograsky, Hugo Heller, MarioParisí, Mario Giacone, Magdalena Capó, Gabriel Braguinsky, Maru Rocha Alfaro, Adriana Zerdin, Nora Beatriz Massa, Guillermo Serret, GustavoPascuas, María Rosa Chachagua, Santiago Eiras, Mariana Viñas, Santiago N. Ibarra, Pablo Rubén Rodríguez, Marta Cristina Sanz, Raúl Tabanera, Marcelo Faure, Claudio “Cali” Canestrari, Cynthia Salama, Nicolás Cobasky.
ஜ۩۞۩ஜ

►La revolución es un sueño eterno ◄

HOMENAJE A LA REVOLUCIÓN DEMAYO
EN LA FIGURA DE
● JUAN JOSÉ CASTELLI ●
● JuanJosé Castelli tal vez fue nuestro primer gran político. Iluminado por lasnuevas ideas desarrolló una acción política que señaló el camino hacia la nuevaNación Argentina. Su vida ilustra las terribles tensiones que deben soportarsecuando se desea cambiar radicalmente su tiempo. Es la historia de las múltiples contradicciones que la acción política debe resolver para prohijar la construcción colectiva de una nueva sociedad.
Juan José Castelli, fue el hombre a quien los patriotas habían encargado exponer las tesis revolucionarias, quien se opuso tajantemente a la doctrina del obispo Lué. Castelli se baso en el hecho de que españoles y americanos habían jurado en 1808 fidelidad a Fernando VII, lo que llevaba a admitir que América no pertenecía a España sino al monarca a quien se había jurado obediencia. Por tanto, en ausencia de este (preso en Bayona) terminaban todas las delegaciones. Esta tesis argumentaba que habiendo perdido el monarca sus derechos de soberanía sobre estas tierras , estos retrovertian al pueblo “que puede ejercerlos libremente en la instalación de un nuevo gobierno”.
● Castelli, abogado y convincente orador, muere de cáncer de lengua dos años después de la Revolución.
La revolución es unsueño eterno, novela  de Andrés Rivera (fragmentos)
(…) ¿Qué juramos, el25 de mayo de 1810, arrodillados en el piso
de ladrillos delCabildo? ¿Qué juramos, arrodillados en el piso
de ladrillos de lasala capitular del Cabildo, las cabezas gachas,
la mano de uno sobreel hombro de otro? ¿Qué juré yo,
de rodillas en la salacapitular del Cabildo, la mano en el
hombro de Saavedra, yla mano de Saavedra sobre los
Evangelios, y losEvangelios sobre un sitial cubierto por un
mantel blanco yespeso? ¿Qué juré yo en ese día oscuro y
ventoso, de rodillasen la sala capitular del Cabildo, la
chaqueta abrochada yla cabeza gacha, y bajo la chaqueta
abrochada, dospistolas cargadas? ¿Qué juré yo, de rodillas
sobre los ladrillosdel piso de la sala capitular del Cabildo, a la
luz de velones ycandiles, la mano sobre el hombro de
Saavedra, la chaquetaabrochada, las pistolas cargadas bajo la
chaqueta abrochada, lamano de Belgrano sobre mi hombro?
¿Qué juramos Saavedra,Belgrano, yo, Paso y Moreno, Moreno,
allá, el último de lafila viboreante de hombres arrodillados
en el piso deladrillos de la sala capitular del Cabildo, la
mano de Moreno,pequeña, pálida, de niño, sobre el hombro
de Paso, la caralunar, blanca, fosforescente, caída sobre el pecho,
las pistolas cargadasen los bolsillos de su chaqueta, inmóvil
como un ídolo, lejosde la luz de velones y candiles, lejos
del crucifijo y losSantos Evangelios que reposaban sobre
el sitial guarnecidopor un mantel blanco y espeso? ¿Qué juró
Moreno, allí, elúltimo en la fila viboreante de hombres arrodillados,
Moreno, que estuvo,frío e indomable, detrás de French
y Beruti, y los llevó,insomnes, con su voz suave, apenas un
silbido filoso ycontinuo, a un mundo de sueño, y French y
Beruti, que ya nodescenderían de ese mundo de sueño, arma
ron a los que,apostados frente al Cabildo, esperaron, como
nosotros, losarrodillados, el contragolpe monárquico para
aplastarlo o morir enel entrevero?
¿Qué juramos allí, enel Cabildo, de rodillas, ese día oscuro y
otoñal de mayo? ¿Quéjuró Saavedra? ¿Qué Belgrano, mi
primo? ¿Y qué eldoctor Moreno, que me dijo rezo a Dios para
que a usted, Castelli,y a mí, la muerte nos sorprenda jóvenes?
¿Juré, yo, morirjoven? ¿Y a quién juré morir joven? ¿Y por qué? (…)

(…) ¿Juré, ese día oscuro y ventoso, que galoparía desde Buenos
Aires hasta una serranía cordobesa, al frente de una partida de
hombres furiosos y callados, y que desmontaría, cubierto de
polvo, esa mañana helada como el infierno, con el intolerable
presentimiento de que habíamos irrumpido, demasiado temprano,
en el escenario de la historia, y miraría, sin embargo, a
Liniers, envueltos él y yo en una niebla helada como el infierno,
y le escucharía, de pie, arrogante, reír e insultarme, y escucharía,
en una niebla helada como el infierno, a los hombres
que me acompañaron desde Buenos Aires, furiosos y callados,
amartillar sus fusiles, y me vería a mí mismo, cubierto de polvo
en una niebla helada como el infierno, encender un cigarro,
decir dénles aguardiente, y dar la espalda a Liniers que, de pie,
arrogante, se reía y me insultaba, e insultaba a los que, con él,
se alzaron contra la Revolución, y que en esa mañana helada
como el infierno, suplicaban, babeándose, moqueando, volteandó
lo que no tenían enlas tripas, que no los mataran? (…)

(…) En la causa que me fue promovida por los señores delTriunvirato,
los jueces, abogados y consejeros del contrarrevolucionario
Liniers, preguntaron, a los testigos, si recibí regalos, obsequios
en dinero o de otra especie, desde agosto de 1810 a
octubre de 1811, en mi condición de representante de la Primera
Junta en el ejército del Alto Perú. Los testigos declararon,
hasta donde recuerda el doctor Castelli, que el doctor Castelli
rechazó, en La Paz,un caballo con arneses de oro y otros
obsequios de valor, y en Potosí veinte mil pesos, a cambio de
la libertad de Indalecio González de Sosaca, un vecino expectable.
El doctor Castelli, declararon los testigos, salió tan pobre
como entró al ejércitodel Alto Perú. O más.
Lo dicho: no tengo un centavo en mis bolsillos, en los bancos,
y donde se le ocurra anadie que pueda guardar un centavo. (…)

▀  ▀  ▀
● “La revolución es un sueño eterno” es una obra poética, simple y profunda, al mismo tiempo que retrata con agudas pinceladas momentos de la vida de Juan JoséCastelli, llamado “el orador de la Revolución”, en Mayo de 1810, en Argentina
ANDRÉS RIVERA. Nació en BuenosAires en 1928. En 1985 obtuvo el Segundo Premio Municipal de Novela con En esta esta dulce tierra. En 1992 su novela La revolución es un sueño eterno fue distinguida con el Premio Nacional de Literatura.
FELIZ DIA  DE  LA  PATRIA
ஜ●▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬ஜ۩۞۩ஜ▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬●ஜ

Paz, Pan y Trabajo

● HOMENAJE AL 30 DE MARZO DE 1982 ●● Paz, Pan y Trabajo ●

Los sectores trabajadores fueron los mayores damnificados del Proceso de Reorganización Nacional. La dura represión desatada en el período tuvo como finalidad principal el desmantelamiento de las organizaciones gremiales. El movimiento obrero había quedado, prácticamente, desactivado: dirigentes muertos, desaparecidos y encarcelados, y prohibición a los sindicatos de funcionar.

Pero, a pesar del plan, muchos trabajadores continuaron peleando por sus derechos en momentos en que la situación económica se hacía cada vez más difícil para la población: aumentaban los cierres de empresas y, por ende, la desocupación. El descontento social comenzó a hacerse sentir tímidamente desde el inicio del período.

volante

Panfleto que invitaba a participar de la movilización del 30 de marzo de 1982

En 1979, el titular de la CGT, Saúl Ubaldini y otros de sus miembros, organizaron el primer paro general contra la dictadura que se hizo sentir en con mayor intensidad en el Gran Buenos Aires y se llevó a cabo el 27 de abril de 1979. Si bien la huelga no consiguió detener al país, logró que, por primera vez desde el año 1976, un gran sector de la población argentina pudiera expresarse contra el régimen. La huelga terminó con represión y trabajadores presos, aunque no alteró los planes de los dictadores; llamó la atención de organizaciones internacionales que llegaron a entrevistarse con ellos para reclamar la libertad de dirigentes sindicales presos.

Entre las organizaciones del movimiento obrero hubo dos tendencias: una inclinada al diálogo con la dictadura como estrategia para la concertación liderada por Jorge Triaca y otra, antidialoguista en franca confrontación, liderada por Saúl Ubaldini.

En la declaración de la formación de este último sector, en noviembre de 1980, se expresaba que: “[…] ha llegado la hora histórica en que, deponiendo con la grandeza que las circunstancias exigen, todo interés de grupo o sector, nos encontramos nuevamente reunidos hacia el logro de un solo objetivo, la vigencia plena de la Confederación General del Trabajo”.

El sector ubaldinista convocó a una nueva huelga general para el día 7 de noviembre de 1981 mientras que el sector de Triaca se negó a adherir. Desde temprano, una multitud se congregó en la Iglesia de San Cayetano, en Liniers, bajo la consigna “paz, pan y trabajo”, acompañados por Ubaldini.

El descontento social fue en aumento hasta desembocar en el paro nacional con movilización realizado el 30 de marzo de 1982. Esa movilización fue la mayor expresión de lucha obrera del período dictatorial. Convocados por la CGT, bajo la consigna “Paz, pan y trabajo”, cincuenta mil jóvenes y trabajadores coparon la Plaza de Mayo en una verdadera huelga política de masas. Saúl Ubaldini comandó la movilización. La jornada anunciaba el colapso de una dictadura agotada en sus contradicciones internas y la crisis económica.

represion
La Nación, 31 de marzo de 1982, edición que da cuenta de la represión a la movilización obrera.

La posible movilización de amplios sectores de la población, motivó que el Ministerio del Interior presionara para que la marcha no se hiciera pretextando que la CGT no había solicitado la autorización correspondiente para realizar el acto y que estas situaciones podían producir alteraciones a la seguridad y el orden público, a la vez que recordó que seis dirigentes sindicales, entre ellos Saúl Ubaldini, se encontraban procesados por haber declarado otras huelgas generales.

A pesar de las amenazas, durante seis horas el centro porteño fue escenario del enfrentamiento entre trabajadores y la policía. Eran los sectores obreros los que se ponían a la cabeza de la lucha antidictatorial. La movilización también se extendió a Mendoza, Rosario, Neuquén y Mar del Plata. Hubo miles de detenidos en todo el país, el dirigente obrero mendocino Dalmiro Flores, fue muerto y hubo centenares de heridos.

Dice Alfredo Mason en el libro Sindicalismo y Dictadura, una historia poco contada:
“El 30 de marzo de 1982 se produjo una nutrida movilización encabezada por el secretario general de la CGT, Saúl Ubaldini, por lo que la Plaza de Mayo fue cercada por un dispositivo más fuerte que cualquiera conocido hasta entonces; se cortó el puente Pueyrredón con carros de asalto y un fuerte cordón policial. Se reprimió duramente las concentraciones que se efectuaron en los alrededores de Tribunales y en el puerto; por primera vez, empleados y funcionarios de la zona céntrica de Buenos Aires (“cuellos blancos” arrojaban desde balcones y ventanas todo tipo de proyectiles contra los elementos de la represión. En esos días se calculó que hubo cerca de tres mil detenidos, aunque nunca se informaron las cifras oficiales. Hubo una movilización en las ciudades de Mendoza, donde la represión culminó con el asesinato de un sindicalista; en Rosario, dos mil trabajadores recorrieron el centro de la ciudad con consignas contra la dictadura; en Mar del Plata y San Miguel de Tucumán detuvieron a doscientas personas por repudiar al gobierno militar; en Córdoba, el Tercer Cuerpo del Ejército patrulló las calles con columnas de hasta siete vehículos militares por temor a la movilización de los trabajadores”.

Mason, Alfredo: Sindicalismo y Dictadura, una historia poco contada, Buenos Aires, Biblios, 2007.

Una vez más el movimiento obrero argentino, que venía resistiendo, enfrentándose desde siempre a todas las dictaduras, debió recurrir a las medidas de fuerza como presión para conquistar sus reivindicaciones más sentidas y a pesar de los costos, el movimiento obrero se convirtió en el eje de la protesta nacional. Lo invitamos a leer el documento de Autoconvocatoria que se dio a conocer en 1980.

http://abc.gov.ar/docentes/efemerides/24marzo/htmls/elfinal/pazpantrabajo.html

▄● NUNCA MÁS

basta

▀▄▀▄▀▄▀

CARTA ABIERTA A LA JUNTA MILITAR #NuncaMas

24 de Marzo: Día Nacional de la Memoria por la Verdad

y la Justicia

 

 

Rodolfo Walsh fue asesinado por un grupo de tareas de la ESMAel 24 de marzo del 77, cuando entregaba esta carta a todos los diarios de tirada nacional.
El único diario que la publico fue el Buenos Aires Herald.
Walsh hizo él mismo la versión en inglés para el periódico.

1. La censura de prensa, la persecución a intelectuales, el allanamiento de mi casa en el Tigre, el asesinato de amigos queridos y la pérdida de una hija que murió combatiéndolos, son algunos de los hechos que me obligan a esta forma de expresión clandestina después de haber opinado libremente como escritor y periodista durante casi treinta años.
El primer aniversario de esta Junta Militar ha motivado un balance de la acción de gobierno en documentos y discursos oficiales, donde lo que ustedes llaman aciertos son errores, los que reconocen como errores son crímenes y lo que omiten son calamidades.
El 24 de marzo de 1976 derrocaron ustedes a un gobierno del que formaban parte, a cuyo desprestigio contribuyeron como ejecutores de su política represiva, y cuyo término estaba señalado por elecciones convocadas para nueve meses más tarde. En esa perspectiva lo que ustedes liquidaron no fue el mandato transitorio de Isabel Martínez sino la posibilidad de un proceso democrático donde el pueblo remediara males que ustedes continuaron y agravaron.
Ilegítimo en su origen, el gobierno que ustedes ejercen pudo legitimarse en los hechos recuperando el programa en que coincidieron en las elecciones de 1973 el ochenta por ciento de los argentinos y que sigue en pie como expresión objetiva de la voluntad del pueblo, único significado posible de ese “ser nacional” que ustedes invocan tan a menudo.
Invirtiendo ese camino han restaurado ustedes la corriente de ideas e intereses de minorías derrotadas que traban el desarrollo de las fuerzas productivtas, explotan al pueblo y disgregan la Nación. Una política semejante sólo puede imponerse transitoriamente prohibiendo los partidos, interviniendo los sindicatos, amordazando la prensa e implantando el terror más profundo que ha conocido la sociedad argentina.
2. Quince mil desaparecidos, diez mil presos, cuatro mil muertos, decenas de miles de desterrados son la cifra desnuda de ese terror.
Colmadas las cárceles ordinarias, crearon ustedes en las principales guarniciones del país virtuales campos de concentración donde no entra ningún juez, abogado, periodista, observador internacional. El secreto militar de los procedimientos, invocado como necesidad de la investigación, convierte a la mayoría de las detenciones en secuestros que permiten la tortura sin límite y el fusilamiento sin juicio.1
Más de siete mil recursos de hábeas corpus han sido contestados negativamente este último año. En otros miles de casos de desaparición el recurso ni siquiera se ha presentado porque se conoce de antemano su inutilidad o porque no se encuentra abogado que ose presentarlo después que los cincuenta o sesenta que lo hacían fueron a su turno secuestrados.
De este modo han despojado ustedes a la tortura de su límite en el tiempo. Como el detenido no existe, no hay posibilidad de presentarlo al juez en diez días según manda un ley que fue respetada aún en las cumbres represivas de anteriores dictaduras.
La falta de límite en el tiempo ha sido complementada con la falta de límite en los métodos, retrocediendo a épocas en que se operó directamente sobre las articulaciones y las vísceras de las víctimas, ahora con auxiliares quirúrgicos y farmacológicos de que no dispusieron los antiguos verdugos. El potro, el torno, el despellejamiento en vida, la sierra de los inquisidores medievales reaparecen en los testimonios junto con la picana y el “submarino”, el soplete de las actualizaciones contemporáneas.2
Mediante sucesivas concesiones al supuesto de que el fin de exterminar a la guerilla justifica todos los medios que usan, han llegado ustedes a la tortura absoluta, intemporal, metafísica en la medida que el fin original de obtener información se extravía en las mentes perturbadas que la administran para ceder al impulso de machacar la sustancia humana hasta quebrarla y hacerle perder la dignidad que perdió el verdugo, que ustedes mismos han perdido.
3. La negativa de esa Junta a publicar los nombres de los prisioneros es asimismo la cobertura de una sistemática ejecución de rehenes en lugares descampados y horas de la madrugada con el pretexto de fraguados combates e imaginarias tentativas de fuga.
Extremistas que panfletean el campo, pintan acequias o se amontonan de a diez en vehículos que se incendian son los estereotipos de un libreto que no está hecho para ser creído sino para burlar la reacción internacional ante ejecuciones en regla mientras en lo interno se subraya el carácter de represalias desatadas en los mismos lugares y en fecha inmediata a las acciones guerrilleras.
Setenta fusilados tras la bomba en Seguridad Federal, 55 en respuesta a la voladura del Departamento de Policía de La Plata, 30 por el atentado en el Ministerio de Defensa, 40 en la Masacre del Año Nuevo que siguió a la muerte del coronel Castellanos, 19 tras la explosión que destruyó la comisaría de Ciudadela forman parte de 1.200 ejecuciones en 300 supuestos combates donde el oponente no tuvo heridos y las fuerzas a su mando no tuvieron muertos.
Depositarios de una culpa colectiva abolida en las normas civilizadas de justicia,incapaces de influir en la política que dicta los hechos por los cuales son represaliados, muchos de esos rehenes son delegados sindicales, intelectuales, familiares de guerrilleros, opositores no armados, simples sospechosos a los que se mata para equilibrar la balanza de las bajas según la doctrina extranjera de “cuenta-cadáveres” que usaron los SS en los países ocupados y los invasores en Vietnam.
El remate de guerrilleros heridos o capturados en combates reales es asimismo una evidencia que surge de los comunicados militares que en un año atribuyeron a la guerrilla 600 muertos y sólo 10 ó 15 heridos, proporción desconocida en los más encarnizados conflictos. Esta impresión es confirmada por un muestreo periodístico de circulación clandestina que revela que entre el 18 de diciembre de 1976 y el 3 de febrero de 1977, en 40 acciones reales, las fuerzas legales tuvieron 23 muertos y 40 heridos, y la guerrilla 63 muertos.3
Más de cien procesados han sido igualmente abatidos en tentativas de fuga cuyo relato oficial tampoco está destinado a que alguien lo crea sino a prevenir a la guerrilla y Ios partidos de que aún los presos reconocidos son la reserva estratégica de las represalias de que disponen los Comandantes de Cuerpo según la marcha de los combates, la conveniencia didáctica o el humor del momento.
Así ha ganado sus laureles el general Benjamín Menéndez, jefe del Tercer Cuerpo de Ejército, antes del 24 de marzo con el asesinato de Marcos Osatinsky, detenido en Córdoba, después con la muerte de Hugo Vaca Narvaja y otros cincuenta prisioneros en variadas aplicaciones de la ley de fuga ejecutadas sin piedad y narradas sin pudor.4
El asesinato de Dardo Cabo, detenido en abril de 1975, fusilado el 6 de enero de 1977 con otros siete prisioneros en jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército que manda el general Suárez Masson, revela que estos episodios no son desbordes de algunos centuriones alucinados sino la política misma que ustedes planifican en sus estados mayores, discuten en sus reuniones de gabinete, imponen como comandantes en jefe de las 3 Armas y aprueban como miembros de la Junta de Gobierno.
4. Entre mil quinientas y tres mil personas han sido masacradas en secreto después que ustedes prohibieron informar sobre hallazgos de cadáveres que en algunos casos han trascendido, sin embargo, por afectar a otros países, por su magnitud genocida o por el espanto provocado entre sus propias fuerzas.5
Veinticinco cuerpos mutilados afloraron entre marzo y octubre de 1976 en las costas uruguayas, pequeña parte quizás del cargamento de torturados hasta la muerte en la Escuela de Mecánica de la Armada, fondeados en el Río de la Plata por buques de esa fuerza, incluyendo el chico de 15 años, Floreal Avellaneda, atado de pies y manos, “con lastimaduras en la región anal y fracturas visibles” según su autopsia.
Un verdadero cementerio lacustre descubrió en agosto de 1976 un vecino que buceaba en el Lago San Roque de Córdoba, acudió a la comisaría donde no le recibieron la denuncia y escribió a los diarios que no la publicaron.6
Treinta y cuatro cadáveres en Buenos Aires entre el 3 y el 9 de abril de 1976, ocho en San Telmo el 4 de julio, diez en el Río Luján el 9 de octubre, sirven de marco a las masacres del 20 de agosto que apilaron 30 muertos a 15 kilómetros de Campo de Mayo y 17 en Lomas de Zamora.
En esos enunciados se agota la ficción de bandas de derecha, presuntas herederas de las 3 A de López Rega, capaces dc atravesar la mayor guarnición del país en camiones militares, de alfombrar de muertos el Río de la Plata o de arrojar prisioneros al mar desde los transportes de la Primera Brigada Aérea 7, sin que se enteren el general Videla, el almirante Massera o el brigadier Agosti. Las 3 A son hoy las 3 Armas, y la Junta que ustedes presiden no es el fiel de la balanza entre “violencias de distintos signos” ni el árbitro justo entre “dos terrorismos”, sino la fuente misma del terror que ha perdido el rumbo y sólo puede balbucear el discurso de la muerte.8
La misma continuidad histórica liga el asesinato del general Carlos Prats, durante el anterior gobierno, con el secuestro y muerte del general Juan José Torres, Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruíz y decenas de asilados en quienes se ha querido asesinar la posibilidad de procesos democráticos en Chile, Boliva y Uruguay.9
La segura participación en esos crímenes del Departamento de Asuntos Extranjeros de la Policía Federal, conducido por oficiales becados de la CIA a través de la AID, como los comisarios Juan Gattei y Antonio Gettor, sometidos ellos mismos a la autoridad de Mr. Gardener Hathaway, Station Chief de la CIA en Argentina, es semillero de futuras revelaciones como las que hoy sacuden a la comunidad internacional que no han de agotarse siquiera cuando se esclarezcan el papel de esa agencia y de altos jefes del Ejército, encabezados por el general Menéndez, en la creación de la Logia Libertadores de América, que reemplazó a las 3 A hasta que su papel global fue asumido por esa Junta en nombre de las 3 Armas.
Este cuadro de exterminio no excluye siquiera el arreglo personal de cuentas como el asesinato del capitán Horacio Gándara, quien desde hace una década investigaba los negociados de altos jefes de la Marina, o del periodista de “Prensa Libre” Horacio Novillo apuñalado y calcinado, después que ese diario denunció las conexiones del ministro Martínez de Hoz con monopolios internacionales.
A la luz de estos episodios cobra su significado final la definición de la guerra pronunciada por uno de sus jefes: “La lucha que libramos no reconoce límites morales ni naturales, se realiza más allá del bien y del mal”.10
5. Estos hechos, que sacuden la conciencia del mundo civilizado, no son sin embargo los que mayores sufrimientos han traído al pueblo argentino ni las peores violaciones de los derechos humanos en que ustedes incurren. En la política económica de ese gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada.
En un año han reducido ustedes el salario real de los trabajadores al 40%, disminuido su participación en el ingreso nacional al 30%, elevado de 6 a 18 horas la jornada de labor que necesita un obrero para pagar la canasta familiar11, resucitando así formas de trabajo forzado que no persisten ni en los últimos reductos coloniales.
Congelando salarios a culatazos mientras los precios suben en las puntas de las bayonetas, aboliendo toda forma de reclamación colectiva, prohibiendo asambleas y comisioncs internas, alargando horarios, elevando la desocupación al récord del 9%12 prometiendo aumentarla con 300.000 nuevos despidos, han retrotraído las relaciones de producción a los comienzos de la era industrial, y cuando los trabajadores han querido protestar los han calificados de subversivos, secuestrando cuerpos enteros de delegados que en algunos casos aparecieron muertos, y en otros no aparecieron.13
Los resultados de esa política han sido fulminantes. En este primer año de gobierno el consumo de alimentos ha disminuido el 40%, el de ropa más del 50%, el de medicinas ha desaparecido prácticamente en las capas populares. Ya hay zonas del Gran Buenos Aires donde la mortalidad infantil supera el 30%, cifra que nos iguala con Rhodesia, Dahomey o las Guayanas; enfermedades como la diarrea estival, las parasitosis y hasta la rabia en que las cifras trepan hacia marcas mundiales o las superan. Como si esas fueran metas deseadas y buscadas, han reducido ustedes el presupuesto de la salud pública a menos de un tercio de los gastos militares, suprimiendo hasta los hospitales gratuitos mientras centenares de médicos, profesionales y técnicos se suman al éxodo provocado por el terror, los bajos sueldos o la “racionalización”.
Basta andar unas horas por el Gran Buenos Aires para comprobar la rapidez con que semejante política la convirtió en una villa miseria de diez millones de habitantes. Ciudades a media luz, barrios enteros sin agua porque las industrias monopólicas saquean las napas subtérráneas, millares de cuadras convertidas en un solo bache porque ustedes sólo pavimentan los barrios militares y adornan la Plaza de Mayo , el río más grande del mundo contaminado en todas sus playas porque los socios del ministro Martínez de Hoz arrojan en él sus residuos industriales, y la única medida de gobierno que ustedes han tomado es prohibir a la gente que se bañe.
Tampoco en las metas abstractas de la economía, a las que suelen llamar “el país”, han sido ustedes más afortutunados. Un descenso del producto bruto que orilla el 3%, una deuda exterior que alcanza a 600 dólares por habitante, una inflación anual del 400%, un aumento del circulante que en solo una semana de diciembre llegó al 9%, una baja del 13% en la inversión externa constituyen también marcas mundiales, raro fruto de la fría deliberación y la cruda inepcia.
Mientras todas las funciones creadoras y protectoras del Estado se atrofian hasta disolverse en la pura anemia, una sola crece y se vuelve autónoma. Mil ochocientos millones de dólares que equivalen a la mitad de las exportaciones argentinas presupuestados para Seguridad y Defensa en 1977, cuatro mil nuevas plazas de agentes en la Policía Federal, doce mil en la provincia de Buenos Aires con sueldos que duplican el de un obrero industrial y triplican el de un director de escuela, mientras en secreto se elevan los propios sueldos militares a partir de febrero en un 120%, prueban que no hay congelación ni desocupación en el reino de la tortura y de la muerte, único campo de la actividad argentina donde el producto crece y donde la cotización por guerrillero abatido sube más rápido que el dólar.
6. Dictada por el Fondo Monetario Internacional según una receta que se aplica indistintamente al Zaire o a Chile, a Uruguay o Indonesia, la política económica de esa Junta sólo reconoce como beneficiarios a la vieja oligarquía ganadera, la nueva oligarquía especuladora y un grupo selecto de monopolios internacionales encabezados por la ITT, la Esso, las automotrices, la U.S.Steel, la Siemens, al que están ligados personalmente el ministro Martínez de Hoz y todos los miembros de su gabinete.
Un aumento del 722% en los precios de la producción animal en 1976 define la magnitud de la restauración oligárquica emprendida por Martínez de Hoz en consonancia con el credo de la Sociedad Rural expuesto por su presidente Celedonio Pereda: “Llena de asombro que ciertos grupos pequeños pero activos sigan insistiendo en que los alimentos deben ser baratos”.14
El espectáculo de una Bolsa de Comercio donde en una semana ha sido posible para algunos ganar sin trabajar el cien y el doscientos por ciento, donde hay empresas que de la noche a la mañana duplicaron su capital sin producir más que antes, la rueda loca de la especulación en dólares, letras, valores ajustables, la usura simple que ya calcula el interés por hora, son hechos bien curiosos bajo un gobierno que venía a acabar con el “festín de los corruptos”.
Desnacionalizando bancos se ponen el ahorro y el crédito nacional en manos de la banca extranjera, indemnizando a la ITT y a la Siemens se premia a empresas que estafaron al Estado, devolviendo las bocas de expendio se aumentan las ganancias de la Shell y la Esso, rebajando los aranceles aduaneros se crean empleos en Hong Kong o Singapur y desocupación en la Argentina. Frente al conjunto de esos hechos cabe preguntarse quiénes son los apátridas de los comunicados oficiales, dónde están los mercenarios al servicio de intereses foráneos, cuál es la ideologia que amenaza al ser nacional.
Si una propaganda abrumadora, reflejo deforme de hechos malvados no pretendiera que esa Junta procura la paz, que el general Videla defiende los derechos humanos o que el almirante Massera ama la vida, aún cabría pedir a los señores Comandantes en Jefe de las 3 Armas que meditaran sobre el abismo al que conducen al país tras la ilusión de ganar una guerra que, aún si mataran al último guerrillero, no haría más que empezar bajo nuevas formas, porque las causas que hace más de veinte años mueven la resistencia del pueblo argentino no estarán dcsaparecidas sino agravadas por el recuerdo del estrago causado y la revelación de las atrocidades cometidas.
Estas son las reflexiones que en el primer aniversario de su infausto gobierno he querido hacer llegar a los miembros de esa Junta, sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles.

Rodolfo Walsh. – C.I. 2845022
Buenos Aires, 24 de marzo de 1977.

________________________________________
1 Desde enero de 1977 la Junta empezó a publicar nóminas incompletas de nuevos detenidos y de “liberados” que en su mayoría no son tales sino procesados que dejan de estar a su disposición pero siguen presos. Los nombres de millares de prisioneros son aún secreto militar y las condiciones para su tortura y posterior fusilamiento permanecen intactas.
2 El dirigente peronista Jorge Lizaso fue despellejado en vida, el ex diputado radical Mario Amaya muerto a palos, el ex diputado Muñiz Barreto desnucado de un golpe. Testimonio de una sobreviviente: “Picana en Ios brazos, las manos, los muslos, cerca de Ia boca cada vez que lloraba o rezaba… Cada veinte minutos abrían la puerta y me decían que me iban hacer fiambre con la máquina de sierra que se escuchaba”.
3 “Cadena Informativa”, mensaje Nro. 4, febrero de 1977.
4 Una versión exacta aparece en esta carta de los presos en la Cárcel de Encausados al obispo de Córdoba, monseñor Primatesta: “El 17 de mayo son retirados con el engaño de ir a la enfermería seis compañeros que luego son fusilados. Se trata de Miguel Angel Mosse, José Svagusa, Diana Fidelman, Luis Verón, Ricardo Yung y Eduardo Hernández, de cuya muerte en un intento de fuga informó el Tercer Cuerpo de Ejército. El 29 de mayo son retirados José Pucheta y Carlos Sgadurra. Este úItimo había sido castigado al punto de que no se podía mantener en pie sufriendo varias fracturas de miembros. Luego aparecen también fusilados en un intento de fuga”.
5 En los primeros 15 días de gobierno militar aparecieron 63 cadáveres, según los diarios. Una proyección anual da la cifra de 1500. La presunción de que puede ascender al doble se funda en que desde enero de 1976 la información periodística era incompleta y en el aumento global de la represión después del golpe. Una estimación global verosímil de las muertes producidas por la Junta es la siguiente. Muertos en combate: 600. Fusilados: 1.300. Ejecutados en secreto: 2.000. Varios. 100. Total: 4.000.
6 Carta de Isaías Zanotti, difundida por ANCLA, Agencia Clandestina de Noticias.
7 “Programa” dirigido entre julio y diciembre de 1976 por el brigadier Mariani, jefe de la Primera Brigada Aérea del Palomar. Se usaron transportes Fokker F-27.
8 El canciller vicealmirante Guzzeti en reportaje publicado por “La Opinión” el 3-10-76 admitió que “el terrorismo de derecha no es tal” sino “un anticuerpo”.
9 El general Prats, último ministro de Ejército del presidente Allende, muerto por una bomba en setiembre de 1974. Los ex parlamentarios uruguayos Michelini y Gutiérrez Ruiz aparecieron acribillados el 2-5-76. El cadáver del general Torres, ex presidente de Bolivia, apareció el 2-6-76, después que el ministro del Interior y ex jefe de Policía de Isabel Martínez, general Harguindeguy, lo acusó de “simular” su secuestro.
10 Teniente Coronel Hugo Ildebrando Pascarelli según “La Razón” del 12-6-76. Jefe del Grupo I de Artillería de Ciudadela. Pascarelli es el presunto responsable de 33 fusilamientos entre el 5 de enero y el 3 de febrero de 1977.
11 Unión de Bancos Suizos, dato correspondiente a junio de 1976. Después la situación se agravó aún más.
12 Diario “Clarín”.
13 Entre los dirigentes nacionales secuestrados se cuentan Mario Aguirre de ATE, Jorge Di Pasquale de Farmacia, Oscar Smith de Luz y Fuerza. Los secuestros y asesinatos de delegados han sido particularmente graves en metalúrgicos y navales. La madrugada del 24 de marzo de 1976 asesinaron en Tucumán al dirigente docente Francisco Isauro Arancibia.
14 Prensa Libre, 16-12-76.

 

 

ஜ▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬ஜ۩۞۩ஜ▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬●ஜ

Instrucciones para un intelectual latinoamericano que quiera escribir en EL PAÍS

Daniel Plotkyn (@danielplotkyn) / http://frecuenciaurbe.wordpress.com

● Si usted es miembro de esa clase incomprendida de los intelectuales latinoamericanos y desea exponer sus ideas en ese baluarte del progresismo peninsular que es El País, siga estas instrucciones para que su articulo resulte todo un éxito. ●
1. Todo su análisis debe basarse en los conceptos de caudillismo y populismo. En última instancia, esos conceptos explican la historia de Latinoamérica desde el siglo XIX, sin tener que entrar en complejidades históricas, que aburren a su lector. La historia de nuestros países no ha cambiado desde la época de la independencia.
2. Mencione la pobreza y el hambre, producto del caudillismo y el populismo. Es bueno mostrar un poco de la sensibilidad del pensador comprometido con la realidad social. Pero aclare que la pobreza y el hambre son culpa exclusiva de nuestros pueblos, evitando usar palabras tan desagradables como “colonialismo”, “imperialismo” o “saqueo de recursos naturales”. Menos aún tenga el mal gusto de referirse a la esclavitud o la explotación de comunidades indígenas.
3. No se olvide de hablar de corrupción. Y de aclarar que la corrupción en nuestros países es producto del hambre y la pobreza, que son producto del caudillismo y el populismo. Tenga la delicadeza de no mencionar que son las compañías multinacionales (incluyendo las españolas) las que pagan suculentos sobornos para obtener beneficios impensables en sus países de origen. Explíqueles a sus lectores que la corrupción es siempre culpa de la clase política latinoamericana.
4. Insista con que las instituciones no funcionan, producto de la corrupción que es producto del hambre y la pobreza, que son producto del caudillismo y el populismo. Las instituciones latinoamericanas están en constante crisis y nuestros países tienen democracias limitadas. Use anécdotas insignificantes desde el punto de vista estadístico pero que resuenen en la mente de su lector. Por ejemplo, cuénteles lo difícil que es obtener algún certificado en un ministerio cualquiera. O qué fácil es sobornar a un agente de aduana. Aunque usted no haya hecho jamás ninguna de las dos cosas.
5. Recuérdele a sus lectores que los gobernantes latinoamericanos sólo buscan perpetuarse en el poder – lo que demuestra el caudillismo y el populismo que genera corrupción e instituciones fallidas. No importa si en España el jefe de estado es un monarca hereditario que gobierna desde hace treinta y siete años y fue nombrado por un dictador que gobernó el país por casi cuarenta años. Ni siquiera mencione que Felipe González gobernó por catorce años con cinco mandatos sucesivos. Eso es muy distinto a un presidente latinoamericano que pretende tener tres mandatos por doce años. En este último caso, estamos frente a un claro intento de perpetuarse en el poder. En España no, porque las instituciones funcionan.
6. No se olvide de condimentar todo esto con alguna referencia a una ponencia suya en algún foro internacional, fuera de los países latinoamericanos llenos de caudillismo y populismo. La presentación de un paper en una universidad norteamericana basta para demostrar que usted es diferente al resto de los pensadores latinoamericanos que sólo escriben en medios locales. Alternativamente, puede mencionar alguna charla de café que tuvo hace cinco años con un escritor español de moda. Si algún libro suyo fue publicado por Alfaguara o Crítica, aclárelo como al pasar en el primer párrafo. Su éxito estará garantizado.
7. Use alguna cita de un latinoamericano de lustre, como Borges, Cortázar o García Márquez. Roberto Bolaño también sirve.
8. Recuerde que Brasil no existe. Salvo para elogiar las políticas “de izquierda inteligente” de Lula.
9. Fidel Castro es malo, malísimo. Aunque, claro, diga que la Revolución Cubana tuvo algunos éxitos menores en el campo de la salud y la educación.
10. Chávez también es malo, malísimo. Y sin éxitos menores.
11. Los gobiernos progresistas latinoamericanos quieren destruir a la prensa independiente, como consecuencia de su genética caudillista y populista. No como la izquierda inteligente de Alan García o el centro moderado de Piñera o Santos.
12. La prensa privada latinoamericana siempre es independiente. Los monopolios u oligopolios mediáticos no existen.
13. América Latina todavía está en transición democrática, a consecuencia del caudillismo y el populismo que todavía imperan. España ya la ha superado, por la madurez de la sociedad española y la inteligencia de su clase dirigente.
14. Para finalizar, aclare que esta situación le genera angustia y desazón, y que su refugio está en el pensamiento crítico de algunos intelectuales como usted que no han sido comprados por el poder corrupto o las ideologías acabadas imperantes en nuestros países.
● Siguiendo estos consejos, su artículo será leído con interés por los lectores de El País. Usted logrará confirmarles lo que ya piensan pero no pueden decir abiertamente porque iría en contra de que creen son sus convicciones de izquierda. También obtendrá una suculenta remuneración en euros que no depositarla en su país, ya que en cualquier momento se la podrán robar los gobiernos corruptos, producto del hambre y la pobreza, producto del caudillismo y el populismo.
ஜ▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬ஜ۩۞۩ஜ▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬●ஜ