►La revolución es un sueño eterno ◄

HOMENAJE A LA REVOLUCIÓN DEMAYO
EN LA FIGURA DE
● JUAN JOSÉ CASTELLI ●
● JuanJosé Castelli tal vez fue nuestro primer gran político. Iluminado por lasnuevas ideas desarrolló una acción política que señaló el camino hacia la nuevaNación Argentina. Su vida ilustra las terribles tensiones que deben soportarsecuando se desea cambiar radicalmente su tiempo. Es la historia de las múltiples contradicciones que la acción política debe resolver para prohijar la construcción colectiva de una nueva sociedad.
Juan José Castelli, fue el hombre a quien los patriotas habían encargado exponer las tesis revolucionarias, quien se opuso tajantemente a la doctrina del obispo Lué. Castelli se baso en el hecho de que españoles y americanos habían jurado en 1808 fidelidad a Fernando VII, lo que llevaba a admitir que América no pertenecía a España sino al monarca a quien se había jurado obediencia. Por tanto, en ausencia de este (preso en Bayona) terminaban todas las delegaciones. Esta tesis argumentaba que habiendo perdido el monarca sus derechos de soberanía sobre estas tierras , estos retrovertian al pueblo “que puede ejercerlos libremente en la instalación de un nuevo gobierno”.
● Castelli, abogado y convincente orador, muere de cáncer de lengua dos años después de la Revolución.
La revolución es unsueño eterno, novela  de Andrés Rivera (fragmentos)
(…) ¿Qué juramos, el25 de mayo de 1810, arrodillados en el piso
de ladrillos delCabildo? ¿Qué juramos, arrodillados en el piso
de ladrillos de lasala capitular del Cabildo, las cabezas gachas,
la mano de uno sobreel hombro de otro? ¿Qué juré yo,
de rodillas en la salacapitular del Cabildo, la mano en el
hombro de Saavedra, yla mano de Saavedra sobre los
Evangelios, y losEvangelios sobre un sitial cubierto por un
mantel blanco yespeso? ¿Qué juré yo en ese día oscuro y
ventoso, de rodillasen la sala capitular del Cabildo, la
chaqueta abrochada yla cabeza gacha, y bajo la chaqueta
abrochada, dospistolas cargadas? ¿Qué juré yo, de rodillas
sobre los ladrillosdel piso de la sala capitular del Cabildo, a la
luz de velones ycandiles, la mano sobre el hombro de
Saavedra, la chaquetaabrochada, las pistolas cargadas bajo la
chaqueta abrochada, lamano de Belgrano sobre mi hombro?
¿Qué juramos Saavedra,Belgrano, yo, Paso y Moreno, Moreno,
allá, el último de lafila viboreante de hombres arrodillados
en el piso deladrillos de la sala capitular del Cabildo, la
mano de Moreno,pequeña, pálida, de niño, sobre el hombro
de Paso, la caralunar, blanca, fosforescente, caída sobre el pecho,
las pistolas cargadasen los bolsillos de su chaqueta, inmóvil
como un ídolo, lejosde la luz de velones y candiles, lejos
del crucifijo y losSantos Evangelios que reposaban sobre
el sitial guarnecidopor un mantel blanco y espeso? ¿Qué juró
Moreno, allí, elúltimo en la fila viboreante de hombres arrodillados,
Moreno, que estuvo,frío e indomable, detrás de French
y Beruti, y los llevó,insomnes, con su voz suave, apenas un
silbido filoso ycontinuo, a un mundo de sueño, y French y
Beruti, que ya nodescenderían de ese mundo de sueño, arma
ron a los que,apostados frente al Cabildo, esperaron, como
nosotros, losarrodillados, el contragolpe monárquico para
aplastarlo o morir enel entrevero?
¿Qué juramos allí, enel Cabildo, de rodillas, ese día oscuro y
otoñal de mayo? ¿Quéjuró Saavedra? ¿Qué Belgrano, mi
primo? ¿Y qué eldoctor Moreno, que me dijo rezo a Dios para
que a usted, Castelli,y a mí, la muerte nos sorprenda jóvenes?
¿Juré, yo, morirjoven? ¿Y a quién juré morir joven? ¿Y por qué? (…)

(…) ¿Juré, ese día oscuro y ventoso, que galoparía desde Buenos
Aires hasta una serranía cordobesa, al frente de una partida de
hombres furiosos y callados, y que desmontaría, cubierto de
polvo, esa mañana helada como el infierno, con el intolerable
presentimiento de que habíamos irrumpido, demasiado temprano,
en el escenario de la historia, y miraría, sin embargo, a
Liniers, envueltos él y yo en una niebla helada como el infierno,
y le escucharía, de pie, arrogante, reír e insultarme, y escucharía,
en una niebla helada como el infierno, a los hombres
que me acompañaron desde Buenos Aires, furiosos y callados,
amartillar sus fusiles, y me vería a mí mismo, cubierto de polvo
en una niebla helada como el infierno, encender un cigarro,
decir dénles aguardiente, y dar la espalda a Liniers que, de pie,
arrogante, se reía y me insultaba, e insultaba a los que, con él,
se alzaron contra la Revolución, y que en esa mañana helada
como el infierno, suplicaban, babeándose, moqueando, volteandó
lo que no tenían enlas tripas, que no los mataran? (…)

(…) En la causa que me fue promovida por los señores delTriunvirato,
los jueces, abogados y consejeros del contrarrevolucionario
Liniers, preguntaron, a los testigos, si recibí regalos, obsequios
en dinero o de otra especie, desde agosto de 1810 a
octubre de 1811, en mi condición de representante de la Primera
Junta en el ejército del Alto Perú. Los testigos declararon,
hasta donde recuerda el doctor Castelli, que el doctor Castelli
rechazó, en La Paz,un caballo con arneses de oro y otros
obsequios de valor, y en Potosí veinte mil pesos, a cambio de
la libertad de Indalecio González de Sosaca, un vecino expectable.
El doctor Castelli, declararon los testigos, salió tan pobre
como entró al ejércitodel Alto Perú. O más.
Lo dicho: no tengo un centavo en mis bolsillos, en los bancos,
y donde se le ocurra anadie que pueda guardar un centavo. (…)

▀  ▀  ▀
● “La revolución es un sueño eterno” es una obra poética, simple y profunda, al mismo tiempo que retrata con agudas pinceladas momentos de la vida de Juan JoséCastelli, llamado “el orador de la Revolución”, en Mayo de 1810, en Argentina
ANDRÉS RIVERA. Nació en BuenosAires en 1928. En 1985 obtuvo el Segundo Premio Municipal de Novela con En esta esta dulce tierra. En 1992 su novela La revolución es un sueño eterno fue distinguida con el Premio Nacional de Literatura.
FELIZ DIA  DE  LA  PATRIA
ஜ●▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬ஜ۩۞۩ஜ▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬●ஜ
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s